El camino de Neymar para salir del PSG

En junio quiere dejar París y acudirá a la FIFA para que ésta fije el precio de su traspaso

Si los dueños del PSG y el Barça no pactan, Ney podría acabar saliendo por cerca de 180 millones

Este próximo verano, Neymar sí que tiene una vía de escape de París. Y la piensa utilizar: romper su contrato unilateralmente con el PSG acudiendo a la FIFA, que tendría, entonces, que determinar una indemnización económica para su actual club. El equipo profesional que asesora al crack brasileño entiende que este montante podría ser de unos 180 millones de euros. 

Sin precedentes

Si el PSG se cierra en banda, como hizo el último verano sacando partida de que no introdujo ninguna cláusula de rescisión para su estrella, Ney piensa accionar al máximo organismo del fútbol mundial, en una decisión sin precedentes por el volumen compensatorio que va a implicar.

Existiendo la ‘vía FIFA’ sobre la mesa, la pregunta obligada es por qué Neymar no se abrazó a esta posibilidad en el verano 2019 cuando ya estaba absolutamente decidido a volver al Camp Nou.

Pues la razón era que estaba absolutamente maniatado a merced de lo que se dictaba desde Doha, ya que su contrato aún se encontraba en ‘período protegido’, que es como se detalla en el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, tres años o tres temporadas, según lo que ocurra primero, en contratos firmados cuando el futbolista tenía menos de 28 años. Este es el caso del astro brasileño, ya que se fue al PSG el verano de 2017, y el 30 de mayo cumplirá su tercera campaña consecutiva en su actual club. 

Decisión, a finales de mayo

Por tanto, cuando baje el telón de la actual temporada, sin ‘períodos protegidos’ por el media, Neymar ya cuenta con una brecha para poder intentar romper su contrato unilateralmente sin causa deportiva justificada.

Si el jugador opta per la ‘vía de la FIFA’, tendrá que notificar a su club en el período de los 15 días posteriores a su último compromiso con el PSG. En el mejor de los casos para los intereses del club de Qatar Sports Investments, sería el 30 de mayo, cuando está prevista la final de la Champions, en Estambul.

Todo, sin embargo, puede precipitarse antes, ya que la última jornada de la Ligue-1 está programada el sábado 23 de mayo, cuando el PSG, que ya habrá sido campeón por anticipación, jugará un intrascendente encuentro para sus intereses en Nimes, ante un rival que ahora lucha por la permanencia.

Si no hay final de la Champions para los parisino-qatarís, antes del 8 de junio Neymar tendrá que notificar su intención de ir a la FIFA. Y, entonces, esperar a lo que se dictamine desde Zurich. 

Toda la dirección del PSG, empezando por su presidente Nasser Al-Khelaifi y su director deportivo, el brasileño Leonardo, es plenamente consciente de las intenciones de su ‘10’, por lo que ya no podrán convertir su salida en un culebrón en que tienen la potestad de escribir su desenlace, como ocurrió entre junio y agosto del año pasado. 

Negociación

La postura decidida de Neymar abre un nuevo escenario negociador. O el Barça y el PSG llegan a un acuerdo de traspaso factible antes de que finalice la Ligue-1, sin trucos ni exigencias por parte de los qatarís, o Neymar se irá a la FIFA.

Los plazos, en está ocasión, se acortan vertiginosamente. Y será la actitud de los dirigentes del campeón francés, hasta ahora engreída y arrogante, que determinará cuál es el camino para hacer palpable la vuelta de Ney al escenario futbolístico donde ha sido más feliz y del que cometió el error de irse. 

Los contactos entre los dos clubes, por lo tanto, tendrían que empezar con la actual temporada en juego y si, al final, se materializan en una mesa de negociación, ambas partes, en esta ocasión, sí que acudirán a ella con unas fortalezas más parejas. 
Irse a la FIFA no es un camino de rosas, por qué es jugárselo todo a la indemnización que un tribunal determine.

En teoría, no hay que haber más sorpresa que una indemnización que tendría que rondar los 180 millones de euros, ya que se calcula teniendo en cuenta “criterios objetivos”, como la legislación nacional, el precio de traspaso que se pagó en su día (los famosos 222 millones) y su amortización hasta la fecha, y la ficha que ha percibido el jugador en los tres primeros años y lo que tiene aún a recibir. 

En teoría, el futbolista tiene que asumir el coste de la compensación que se determine, pero la FIFA ya indica que puede ser abonada por el club donde acabe jugando. 

El principal peligro radica en que la FIFA acabe entendiendo que ha sido el Barça quien ha alentado al futbolista a romper unilateralmente su vínculo con su actual club y acabe inhabilitando al futbolista por un período que puede llegar a los seis meses. ¿Volveremos  vivir otro culebrón Neymar?

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil