Brotes verdes en la rebelión de Ansu

Brotes verdes en la rebelión de Ansu

Ansu Fati realiza la rueda de prensa después del partido en catalán | FCB

Una doble finta a Maffeo originó el golazo de Lewy, aunque también hubo momentos para la frustración

Fue la primera titularidad de Fati en la Liga y a buen seguro que irá a más

Ansu Fati tiene partidos por delante para volver a ser el de antes. Mallorca asistió a una versión con brotes verdes y fundamentos del atacant , aunque todavía puede dar mucho más y de ahí su frustración cuando, en dos acciones acciones antes de ser sustituido, no le salieron las cosas. En el lado bueno de la balanza, su participación en la jugada del primer gol del Barça, una obra de arte de Lewadowski. Fue su primera titularidad en Liga, hasta anoche, el canterano solo había sido de la partida en la visita del Viktoria Plzen al Camp Nou, y hay que seguir teniendo paciencia.

Ansu Fati, entre Ruiz de Galarreta y Pablo Maffeo, en el Visit Mallorca Estadi

| Valentí Enrich

Con Dembélé y Lewy como compañeros de ataque, Ansu se situó por la izquierda. Se entiende especialmente bien con Jordi Alba y así se evidenció en la primera mitad, la que coincidió con el de L’Hospitalet. También en las labores defensivas, aunque el ímpetu y la habilidad de Maffeo le dieron más de un problema.

Pero más sufrió el de Sant Joan Despí a los 21 minutos, cuando Ansu recibió cerca de la línea de banda y con una doble finta ‘sacó de la jugada’ a Maffeo, atrajo a otro defensa y dio vía libre a Lewandowski para la gran acción individual del polaco. Le contará como asistencia, pero realmente lo que logró fue habilitar al ‘killer’ azulgrana.

Premiado por Xavi

La titularidad en Mallorca fue un premio de Xavi Hernández tras quince días que habían sido complicados para la joya azulgrana. Se quedó fuera de la lista de Luis Enrique para el doble compromiso de Nations League y se quedó en Barcelona, sin bajar los brazos en ningún momento y con la mejor de las actitudes, hasta el punto de ser elogiado por su entrenador en el Barça en la rueda de prensa previa al partido. Xavi destacó que Ansu se había “rebelado”. El futbolista le quiso corresponder y lo cierto es que estuvo activo y conectado en los primeros 45 minutos.

Después, en la segunda mitad, bajó su rendimiento y en una jugada en la que no logró rematar, chutó el balón con rabia. La cara ya en el banquillo cuando fue sustituido pasada la hora de juego fue seria. En los 67 minutos jugados, Ansu remató una vez, pero no fue entre los tres palos, acertó 32 pases de 34, recibió una falta y cometió otra. Poco a poco, las buenas sensaciones irán volviendo.

Temas