Braithwaite, un fusil de repetición

El danés, que ha marcado en los tres partidos que ha sido titular, se ha ganado a pulso que se le tenga muy en cuenta

Koeman, que tiene a Henrik Larsson en su staff técnico, sabe de la importancia de este tipo de delanteros que lo dan todo sin esperar nada a cambio

Martin Braithwaite celebra su cuarto gol en tres partidos consecutivos
Martin Braithwaite celebra su cuarto gol en tres partidos consecutivos | sport

Un ‘killer’ es un ‘killer’ en Toulouse, Leganés o Barcelona. Otra cosa es que todo el mundo espere, por el hecho de vestir de azulgrana, que su delantero centro sea un goleador superlativo. Pero no se le puede pedir mucho más al que se deja la piel. Martin Braithwaite es un currante del fútbol y aunque le pueda faltar calidad o no esté tocado por una varita mágica, tiene el instinto y el olfato de gol de un ‘9’. Y encima, está en racha.

Cuatro dianas en los últimos tres partidos. Nada mal. Braithwaite aprovecha sus minutos al máximo y aporta al equipo mucho más que goles. Que también. No para ni un instante quieto, arrastra a los defensas rivales originando espacios y es muy solidario. Cuando sale en los últimos minutos, desesperado, es muy distinto a cuando lo puede hacer de una forma más pausada, con la cabeza fría, como anoche. 

Enrachado y reivindicado 

Ha marcado en los tres partidos que ha sido titular. La racha se originó también en Champions. Fue en Kiev donde contestó a la confianza que por fin le dio Koeman con dos goles y una asistencia, a Sergiño Dest para el primero. Marcó con un buen derechazo y después lanzó con acierto un penalti que provocó él mismo. Repitió en el once contra Osasuna y volvió a sacar el fusil, esta vez con la zurda y en una jugada un tanto extraña. Ayer, tampoco faltó a su cita con el gol. A los 21 minutos, aprovechó un centro de Dembélé para anticiparse a su marcador -un Frimpong al que llevó por el camino de la amargura- y batir a Dibusz alargando la pierna derecha. Minutos después, el central ghanés del Fradi le hizo penalti, fue la única manera de pararlo. Generoso, esta vez no lo chutó él. Se lo pidió Dembélé y lo aceptó.

Braithwaite atraviesa por la segunda mejor racha de su carrera. Se ha ganado a pulso que Koeman le tenga muy en cuenta. El holandés, que tiene en su cuerpo técnico a Henrik Larsson, debe saber de la importancia de este tipo de delanteros. Los que lo dan todo sin esperar nada a cambio.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil