Bellerín: El sueño de un padre y el eterno futurible del Barça

El lateral diestro, intocable para Pellegrini, se marchó de Londres haciendo un 'esfuerzo' económico y tras una década al servicio del Arsenal

Es un icono de la moda, ha desfilado en pasarelas importantes e incluso ha creado su propia línea sostenible

Fue una de esas fugas de la cantera dolorosas de verdad. Héctor Bellerín y su familia decidieron que lo mejor para el futuro del chico en 2011 era hacer las maletas y proseguir su carrera en Londres. El Arsenal presentó una oferta interesante y Héctor, por aquel entonces un adolescente de 15 años, se marchó a la capital británica. Dejó atrás la 'zona de confort' y aceptó el reto de intentar hacerse un futbolista importante en uno de los grandes de la Premier. El tiempo le daría la razón.

Se instaló en casa de los Twitchings, una familia que ha acogido a varios jóvenes valores del Arsenal. Después de 'fajarse' en las inferiores del club 'gunner' logró hacerse un hueco en el primer equipo. Antes, pasó por el 'erasmus' de la cesión en el Watford. A todo esto, Bellerín iba demostrando sus habilidades 'camaleónicas' de adaptación. Aprendió inglés rapidísimo (tiene un acento que bien podría ser el de West Ham) y se hizo dueño y señor del lateral diestro.

Mientras crecía y se hacía adulto en el Reino Unido, su gusto por la moda y su personalidad se fueron moldeando. Se ha convertido en un icono y ya ha desfilado en pasarelas importantes para varias marcas. "Mi madre y mi abuela siempre han trabajado en el mundo de la moda y al final es algo bastante orgánico. Cuando uno va creciendo, le van picando cosas nuevas, intereses… Al final te vas metiendo ahí y es algo que disfruto mucho porque me une más a mis raíces y a mi familia. Es algo que se ha desarrollado de manera muy natural".

APADRINADO POR WENGER

"Claro que es uno de los mejores laterales de la liga. Solo hay que ver sus números en ataque y en defensa. Es muy joven, va a mejorar más", comentaba Wenger unos meses después de hacerle debutar en Premier hace más de un lustro. Siguió siendo prácticamente un fijo en el carril, pero se sumió en la mediocridad del Arsenal de los últimos años.

LA INSISTENCIA DE SU PROGENITOR

Este pasado verano, sintiéndose algo estancado, decidió hacer realidad el sueño de su padre y fichar por el Betis. Hacía un 'esfuerzo' económico importante (renunciaba a parte de su ficha) y se sumaba al proyecto de Pellegrini en Sevilla. "Estoy muy contento. Un sentimiento que desde pequeño me han inculcado, que está en mi familia y lo conozco. La verdad es que siempre lo hemos hablado. Lo he tenido en mi cabeza. Se han dado las circunstancias. Durante el mercado se habla mucho y mi padre me decía "te tienes que ir al Betis"", comentó en su presentación.

Esa buena noticia, tanto para él como para su entorno, se producía apenas 30 meses después de vivir el lado más oscuro de este deporte. En enero de 2019 Bellerín se vio en un hoyo producido por una lesión de larga duración y el no estar habituado a vivir sin poder pisar el césped con frecuencia. Lo contaba sin tapujos en una entrevista el pasado mes de mayo: "Era la primera vez que me lesionaba así, pero no sabía exactamente qué estaba pasando. Comencé a salir mucho, comencé a beber... Sabes que para un futbolista eso no es lo que se supone que debes decir, pero es la verdad".

COMPROMETIDO CON LA SALUD MENTAL

Por todo, Héctor no es un jugador al uso. Implicado en varios proyectos de lucha contra la salud mental, comprometido con el mundo de la moda, que le apasiona (fue escogido incluso el jugador del mundo con más estilo por Vogue Inglaterra), y al mismo tiempo un futbolista dedicado. "Los jugadores aún se sienten asustados porque el deporte esta asociado a la masculinidad. Pero no tienes porque ser un macho alfa si eres futbolista. Aaron Lennon (jugador del Burnley por aquel entonces) habló de su depresión y alguien le preguntó cómo podía sentirse así ganando tanto dinero. Puedes sentirte increíblemente solo y aislado siendo futbolista".

Este sábado visita el Camp Nou para medirse con el club en el que vivió sus primeros años, en los que se enamoró de un deporte que es el centro neurálgico de su día a día, pero solo una de las muchas pasiones que tiene. Ha sonado para volver a Barcelona en prácticamente cada ventana de fichajes desde hace un lustro, pero nunca he terminado de cuajar.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil