Bartomeu intentó tapar la investigación interna del club sobre el Barçagate

La investigación de los Mossos destapó que el expresidente obstaculizó que se descubriera cierta información

Una de las empresas con las que se monitorizaban las redes, se descubrió que era una caravana situada n un descampado en Uruguay

Imagen de una de las supuestas sedes en Uruguay
Imagen de una de las supuestas sedes en Uruguay | Mossos d'Esquadra

La Vanguardia ha destapado nuevas informaciones relacionadas con el 'Barçagate', esta vez, los esfuerzos que hizo el expresidente, Josep Maria Bartomeu, para obstaculizar la auditoría interna del club, mediante suspensiones de empleo y sueldo sobre la responsable, la 'compliance', encargada de hacer el informe donde ya se podía ver que había irregularidades.

El caso cada vez saca nuevas capas y, en esta, los Mossos creen que: "Los responsables del Barça buscaban algo más". En un principio el caso radicaba en la contratación de la empresa I3 Ventures, que se dedicaba a medir y tratar de regular mediante 'vots' la reputación de la junta en las redes sociales, pero al indagar más en el tema, ha aparecido más.

El citado medio ha tenido acceso al sumario judicial de la investigación llevada a cabo por los Mossos d'Esquadra, donde se informa que se les ha complicado encontrar donde fueron a parar los 1,2 millones de euros que el Barça pagó a la empresa I3 Ventures. Una vez se avanza en la investigación, los responsables de esta y la juez, están convencidos de que los pagos no fueron efectuados para contratar ningún servicio de reputación digital, sino que se buscaba cobrar comisiones, aunque, de momento: "no se ha localizado ninguna transferencia con destino a los principales investigados", según han informado.

Los movimientos de Bartomeu para taparlo

Con los movimientos que han detectado los Mossos, se puede intuir que hay más debajo de la manta, ya que, como aseguran, Bartomeu se centro en controlar el trabajo de la 'compliance officer', como hemos mencionado en la parte superior, que fue quien inició la investigación interna una vez se destapó el Barçagate. El expresidente, en cuanto lo supo, le negó el acceso a determinados archivos y la suspendió de empleo y sueldo tres días después de que esta, entregara su informe final en el que descubría e informaba que había irregularidades en las acciones del presidente y compañía. Al cabo del mes, Noelia Romero fue despedida.

En una acción para intentar descifrar lo que estaba ocurriendo, con una investigación interna de manera independiente y no supeditada al control de los directivos y del presidente del FCB, Romero, que actuó como tocaba en este caso, perdió su empleo, en una acción donde, como dicen los Mossos, se intentó que: "Durante la investigación interna se observaron presiones por parte de los directivos para que el informe no tuviera demasiado recorrido y no se hiciera público". Noelia Romero, con el informe finalizado, descubrió que los contratos firmados con I3 Ventures se saltaban: "Sistemáticamente el protocolo de contratación del club".

Más a fondo

En un intento para seguir lavando su imagen y tapar las informaciones recientes del Barçagate, Bartomeu contrató a PriceWaterHouseCoopers (PwC) para realizar una auditoría interna. Según los Mossos, en este caso aún intentaban controlar más todo el contenido: "Bartomeu y Grau intentaron controlar en todo momento el contenido de la auditoría que quería realizar PwC". El expresidente si se reunió con dicha empresa, pidiendo rebajar el alcance de la investigación, recortando esta con vetos el acceso a cierta información.

Fue así como Bartomeu consiguió presentar una auditoría donde se tapaba la información destacada: "Las conclusiones resultan muy esquemáticas y fuera de contexto del informe pueden ser malinterpretadas y hay diferencias entre las conclusiones del borrador presentado por PwC y el definitivo".

Envío de fondos a una caravana en un descampado de Uruguay

En esta auditoría, el precio de mercado variaba entre los 450.000 y 650.000, destacando en el informe del Barça que el importe era el más elevado. Los Mossos han rastreado las cuentas de la empresa para descubrir adónde fue el dinero, descubriendo que todos los fondos iban a parar a I3 Ventures, aunque se facturaba a seis empresas distintas, con sedes en países sudamericanos o, sedes que supuestamente, no existen. Una de las empresas con las que se monitorizaban las redes, se descubrió que era una caravana situada n un descampado en Uruguay.

Si que es verdad, que todas las empresas transferían el dinero a I3 Ventures y esta informaba a Telampartners, el despacho de abogados que hizo de intermediario, que se embolsó 340.000 euro.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil