Bartomeu: "El Barça no está en quiebra ni es insolvente. Eso no es verdad"

Bartomeu visitó la redacción de SPORT y repasó toda la actualidad que gira alrededor del club

El expresidente ha querido rebatir el contenido de la 'Due Diligence' y el cierre económico 2020-2021 presentado por Ferran Reverter, actual CEO del club

Bartomeu insiste en que el Barça no está en quiebra ni es insolvente | Marta Fernández

Josep Maria Bartomeu, expresidente del FC Barcelona, antes de la importante Asamblea de Socios Compromisarios de este domingo, ha querido rebatir el contenido de la 'due diligence' y el cierre económico 2020-2021 presentado hace una semana por el CEO del club azulgrana, Ferran Reverter. Bartomeu visitó la redacción de SPORT y repasó toda la actualidad que gira alrededor del club.

Usted hizo un comunicado rebatiendo las cifras presentadas por la Junta Directiva de Joan Laporta.

Este mes de octubre ha hecho un año que dimitimos como Junta Directiva. Y aunque nos gustaría ser más anónimos, hemos hecho un comunicado porque aparecen cosas que hacen referencia a nosotros que no nos parecen del todo acertadas. Respecto al comunicado que hicimos este miércoles, lo que pretendemos no era poner en duda el cierre económico de la temporada 20-21, porque cada junta hace sus cierre como cree más conveniente, pero sí queríamos hacer hincapié en el impacto que ha supuesto el COVID. No esta temporada, porque ya empezó en marzo de 2020, cuando los ingresos cayeron en picado, súbitamente, de un día para otro, y a partir de ahí el club deja de ingresar el dinero suficiente para seguir pagando salarios e incluso a proveedores. Lo que queremos explicar al socio es que la situación no es tan grave como parece ser que se dice desde el club, sino que es una situación provocada por el COVID.

¿Cuáles son sus cuentas?

Lo que hemos hecho ha sido unos cálculos para ver cuál hubiera sido el resultado del ejercicio tomando como referencia el año 2019, un año sin COVID. Y es cuando aparecen esos 555 millones de euros de pérdidas que anuncia la actual Junta, que son correctos, porque provisionan unos posibles litigios, deprecian jugadores, hay unas pérdidas de gestión, por supuesto, pero en el caso de que no hubiera habido COVID hemos hecho un cálculo de cuál hubiera sido su relación (sobre el cierre económico). Hemos eliminado las provisiones y las depreciaciones porque ha sido una decisión tomada libremente por la actual junta. El efecto COVID ha sido de 225 millones de euros. La pérdida de ingresos, menos la deducción de ahorro en gastos. Por eso, con todo restado, obtenemos que la pérdida fiscal hubiera sido de 50 millones de euros. Y que conste que hemos hecho un cálculo muy conservador. LaLiga ha hecho sus cuentas y ha dicho que el Barça ha sufrido un impacto por el COVID superior incluso al que hemos dicho nosotros. Lo que queremos decirle al socio es que el club no está en quiebra ni es insolvente. Eso no es verdad. Las pérdidas no se han creado por una mala gestión, sino por el efecto de la pandemia.

Los socios se sorprenden cuando hay dos cifras tan diferentes...¿Quién dice la verdad?

Aquí no hay cifras equivocadas. Simplemente hay cómo impacta el COVID en el Barça en la 20-21. Ya impactó en la 19-20, que provocó una serie de pérdidas desde el mes de marzo que fueron de algo más de 140 millones de euros, pero en la 20-21 el COVID siguió. No solo perjudicó al Barça, también al resto de clubs y empresas. Por eso era importante no alarmar tanto al socio. Las pérdidas no eran ni de 555 millones ni de 485 que se habían anunciado. 

¿Cómo queda la situación?

Lo que sí es importante es que se puedan empezar a hacer acciones para poder revertir la situación. En la 20-21 había dos proyectos, uno que ya conocía que era el Barça Corporate, que incorporaba 220 millones al club, y que la actual junta decidió no hacerlo, y después el CVC con LaLiga de 230 millones. Si lo hubiera aceptado esta junta, el cierre económico hubiera cambiado totalmente. Me alegra escuchar en los últimos días que la junta se está planteando para la 21-22 quizá hacer el proyecto CVC con LaLiga. Y también que una parte de Barça Studios lo hayan puesto a la venta para generar nuevos ingresos. Todo eso son acciones que hay que hacer para ir saliendo de este agujero. Y repito, que no solo lo tiene el Barça, lo tienen la mayoría de clubs. Nuestra ventaja o desventaja es que los socios del Barça no vamos a poner más dinero como sí hacen otros clubs, como la Juventus, el Atlético de Madrid, Liverpool, Arsenal, PSG, City, que han tenido que ampliar capital para volver a tener enseguida equilibrio patrimonial. El Atlético de Madrid, por ejemplo, ha tenido que poner, creo, 180 millones de euros de su bolsillo. En el Barça hay muchos activos que podemos utilizar para revertir la situación con relativa facilidad.

Cuando el CEO del Barça y su presidente dicen por activa y por pasiva que su gestión ha sido nefasta, que el club está en la ruina, ¿qué piensa?

No estoy de acuerdo que sea así. Desde el mandato de Sandro Rosell, y después con el mío, hemos estado diez años y el club ha pasado de estar en una posición muy atrasada a ser el número uno del mundo para la revista FORBES, el más valioso de la industria del fútbol. Y ese es el resultado del trabajo que se ha hecho durante muchísimos años. La base ya existe. Me hace gracia que digan que ha sido una gestión nefasta, que no había dinero para las nóminas... Eso ha pasado toda la vida, ya desde la época de Montal, cuando entró Núñez, el cambio de Gaspart por Laporta... La verdad es que el Barça es el club que más dinero ingresa del mundo a pesar del COVID, es el más valioso y eso ha creado una base para que la actual Junta pueda seguir haciendo crecer el club. Y hay una muy buena noticia, como es el regreso del público al Camp Nou y eso permitirá nuevos ingresos que no tuvimos durante el último año y medio. 

¿Y cuál es la deuda real del club?

Dicen que es de 1.350 millones de euros. Sí, es correcto, pero se trata de la deuda bruta. Lo que hay que analizar es lo que debo, menos lo que me deben y lo que tengo y en este caso nos vamos a una deuda financiera neta, sin el efecto del Espai Barça, de unos 550 millones de euros. Por eso los bancos no tienen ningún problema en financiar al Barça, porque saben que ha tenido un problema puntual, pero que en cuanto desaparezca el COVID volverá a incrementarse los ingresos y volveremos a los números pre pandemia. Ahora hay que ayudar al Barça. Yo se lo he dicho a mis amigos y a socios: somos los primeros que hemos sufrido el COVID en el Barça y cómo nos ha afectado. Por lo tanto, la nueva junta que ha entrado ahora no lo tiene fácil. Hay cosas que están haciendo y espero que hagan más, porque cuanto ante le demos la vuelta la situación, antes podremos volver a ser competitivos en un mundo donde los equipos de la Premier League tienen accionistas que ponen el dinero que hace falta.

¿Ha querido decir antes que si la junta de Laporta hubiera vendido parte del Barça Corporate y hubiera aceptado el acuerdo con CVC habría cerrado el ejercicio 20-21 con beneficios?

Si, posiblemente sí. El Barça Corporate garantizaba un mínimo de 220 y luego CVC, dependiendo de las condiciones, otra cantidad. Al menos tesorería hubiera tenido el club para hacer alguna operación.

Se le ha criticado el volumen de la masa salarial del primer equipo, pero resulta que la LaLiga ha dicho que prácticamente siempre ha estado dentro de los ratios...

Es verdad que durante muchos años hemos ido creciendo en ingresos, el que más ha crecido del mundo, y lo que hicimos fue asociar esos ingresos, un porcentaje, entre el 65% y 70%, era para pagar el salario de nuestros deportistas. Y eso siempre lo hemos llevado al límite, es verdad, pero cumpliendo lo que marca la UEFA y LaLiga.

¿Por qué?

Queríamos retener talento, tener a los mejores jugadores posibles y que fueran partícipes de los éxitos también económicos de la entidad. Hay que tener en cuenta que gran parte de esos ingresos han llegado gracias a los éxitos deportivos, es decir, de los jugadores. Eso ha sido así hasta que el 14 de marzo caen los ingresos y la rebaja de sueldo de los jugadores, en vez de ser del 40% como fueron los ingresos, fue del 12% durante unos meses. Y ahí, es verdad, se creó un 'gap', una diferencia, donde la totalidad de los salarios eran superiores al límite que fija la Liga. Pero hasta esa fecha, hasta marzo de 2020, LaLiga lo ha dicho, el Barça siempre ha estado dentro de los parámetros fijados y en concordancia con el resto de clubs. Es más, en el informe de LaLiga dice que el ratio de endeudamiento que tenía el Barça estaba por debajo de la media de los clubs en España. Por lo tanto, la gestión económica fue eficiente. Eso sí, siempre buscando los mejores jugadores. 

Un vicepresidente dijo de usted que nunca supo decirle "no" a los jugadores. ¿Se le subieron a las barbas? ¿Han estado cobrando por encima del precio de mercado?

No, por encima del mercado, no. Sí que han cobrado en función de lo que el Barça ingresaba. La palabra "no" a veces es difícil de decir, pero sí es cierto que para un presidente escuchar a sus jugadores es muy importante, porque hemos conocen muy bien la temperatura del equipo, qué ocurre... A veces se les hace caso y a veces no. La mayoría de veces se les dice que no. Pero en el caso de sus salarios, claro que han estado muy bien pagados, pero es que estaban en el club del mundo que más dinero ha ingresado. Y además, lo podíamos pagar perfectamente, excepto a partir del 14 de marzo de 2020, por la pandemia, cuando se cerró todo. Y ahí fue donde se generó el problema porque no teníamos suficientes ingresos.

Ferran Reverter criticó que el Barça acudiera a un fondo para acometer el fichaje de Griezmann...

Normalmente cuando fichas a un jugador lo haces a término, se paga en unos años. El Atlético de Madrid no quiso negociar y tuvimos que pagar su cláusula de rescisión. Lo que hicimos fue ir al mercado financiero y buscar una parte importante de ese importe para poder contratar a Griezmann. No veo ningún problema en este tema.

¿Usted se ha sentido vilipendiado, insultado, se le ha faltado al respeto?

No, no, por la calle incluso me paran y me piden fotos. Es verdad que en algunos momentos ha habido frases desafortunadas en algunos medios y tertulias que no se ajustan a la realidad. Decir que la "gestión ha sido nefasta", que "la herencia ha sido mala", son frases muy populistas, pero que no se ajustan a la realidad. A pesar de la pandemia, el Barça sigue siendo el club del mundo que más ingresa, porque hay una buena base, buenos ejecutivos, buenos empleados que han trabajado muy duro estos años. 

Hablemos de la herencia deportiva. Hoy Pedri renovará por el FC Barcelona...

En campaña se hablaba de "una desastrosa herencia", pero no la veo... ¿La deportiva? En diez años se han ganado veintidós títulos, las secciones han ganado más títulos que nunca y hemos dejado el mejor equipo femenino del mundo, con ese triplete... Y fijémonos cómo han salido montones de jugadores de nuestro fútbol base: Ansu, Araujo, Riqui, Mingueza, ha llegado Pedri, el propio Ilaix con el que el club ha hecho caja, Konrad... y los que están llegando, Gavi, Nico, Collado, son ya presente y futuro del club porque tienen mucho talento. Eso también es parte de nuestra herencia. Se ha hecho un gran trabajo en el futbol base del club. También deberíamos hablar de la herencia de la Fundació o de la herencia Patrimonial: acabamos La Masia, nuevos pabellones, ampliar terrenos en Sant Joan Despí, el Johan Cruyff, dejar el Espai Barça prácticamente preparado para que solo tengan que entrar las máquinas. Incluso el modelo de financiación del Espai Barça con Goldam Sachs es una herencia nuestra, porque sigue apostando por el Barça.

¿Es imperioso el Espai Barça?

Es un proyecto de club, no de una junta directiva. Lo importante es que el club vaya en esa dirección porque es imprescindible que se haga. No pudimos empezar antes porque los permisos llegaron en julio de 2020. Si hubieran llegado antes, seguramente que durante la pandemia el Barça hubiera estado remodelando su estadio y casi estaría acabado. Y en plena pandemia fue imposible contactar con constructoras y otras empresas.

¿No asume como un error haber demorado tanto?

No estoy contento con los plazos porque el referéndum se hizo en 2014, pero hubo cambio de gobierno en el ayuntamiento de Barcelona y la alcaldesa quiso revisar todo el proyecto otra vez. Fueron dos años de revisión. Después la CUP impugnó los acuerdos alcanzados y hasta hace unas semanas estaba pendiente de sentencia. Ahora ya es definitiva. 

En la Asamblea del domingo se pedirá financiación hasta 1.500 millones de euros para el Espai Barça. ¿Votaría sí?

No conozco las partidas que hace que ahora incrementen estos costes, espero que lo expliquen en la Asamblea., Es fundamental que avance el Espai Barça para el futuro del club. La herencia ha hecho que ya tengamos los permisos. Quiero que se haga el Espai Barça y también que se explique bien el incremento. El nuevo Palau Blaugrana lo entiendo porque se pasa de 10.000 a 15.000 espectadores.

¿Usted congelaría el Artículo 67, el del patrimonio neto positivo?

Desde el 14 de marzo del 2020 sufrimos la pandemia y la disminución de ingresos. La gestión es muy complicada y es normal que se produzcan pérdidas. Entiendo que la junta actual no lo tiene fácil. Yo hubiera hecho lo mismo, pedir una excedencia para retrasar este artículo 67, peso sí que fijaría unos límites, no de forma ilimitada. Dos años, tres años... Ahora no podemos tener ese tipo de control patrimonial tan exhaustivo.

Usted estaba a favor de la Superliga...

Fui una de las personas que en 2016 empezó a trabajar para la Superliga. No es un trabajo del 2020. Estaban la Juventus, Bayern, el Madrid más tarde, y ese proyecto se presentó en la UEFA al presidente Ceferin y fue entonces cuando la UEFA y la ECA decidieron explotar conjuntamente los derechos de la Champions y la Europa League, lo que permitió que los clubs prácticamente doblases sus ingresos.

¡Al final no tendrán tantas diferencias usted y Laporta¡

Todo lo que sea a favor del Barça, seguro que estaremos de acuerdo.

¿La Superliga la veremos?

Es un proyecto muy interesante siempre y cuando se respeten las ligas domésticas. Que tengan su papel. Las dos pueden vivir de forma paralela perfectamente, como ocurre con el baloncesto. Nosotros tenemos un duro competidor que es la Premier League. Es la que genera más ingresos y los clubs cada vez son más fuertes, no solamente los clubs-estados, como City o PSG, y necesitamos que el Barça se fortalezca.

¿Cómo ha visto la figura de Ronald Koeman estos meses tan polémicos?

Vino al club en un momento muy delicado, después de una dolorosa derrota y aceptó el reto de coger al club en esa situación. En su primera temporada lo hizo muy bien, se ganó la Copa del Rey y no ganamos la Liga y aún no sé porqué, pero me pareció muy extraño después de la gran temporada que estaban haciendo. La Champions ya fue otro tema.

¿Y esta temporada?

Bueno, es que Koeman ha perdido a Leo Messi. Yo como presidente no quise que Messi se fuera e hice todo lo posible, todos los esfuerzos, para que Leo no se fuera del club. Pensaba que era bueno para el Barça y para él mismo que siguiera con nosotros. Este verano lo han dejado marchar y esa sí que me parece una mala decisión. Jugar sin Leo Messi representa que hay que cambiar muchas cosas. Koeman está preparado, pero hay que tener paciencia para que buena construir un equipo sin la presencia del mejor jugador del mundo. Creo que en la plantilla hay mucho talento, sobre todo talento joven. 

¿Se le tiene que exigir títulos?

Sí, por supuesto, siempre. Esta temporada hay que exigir la Liga y la Copa del Rey. Lo tengo clarísimo. Hay que lucharlas porque tenemos equipo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil