El Barça dejó el camino libre al Madrid para que fichara a Éder Militao

El Barça entró en contacto con el central del Oporto al ver que Umtiti no mejoraba de la rodilla

Las pretensiones del Oporto y el hecho de no ser comunitario apartaron Militao del Camp Nou

Éder Militao, central del Oporto, le ha costado 50 kilos a Florentino
Éder Militao, central del Oporto, le ha costado 50 kilos a Florentino | sport

Joaquim Piera

Éder Militao era uno de los jóvenes valores que monitorizaba la secretaría técnica blaugrana, desde que el central diestro del Oporto, por el cual Florentino Pérez desembolsará 50 millones de euros, debutó como profesional en el Sao Paulo a principios de 2016. 

El zaguero brasileño, que también puede actuar de lateral, fue uno de los nombres que barajó la secretaría técnica, cuando la lesión en la rodilla de Samuel Umtiti, obligó al club a peinar el mercado, con la temporada ya iniciada, para buscar un posible refuerzo pensando en el período invernal de contrataciones.

El Barça llegó incluso a entrar en contacto con el entorno profesional de un jugador, de  21 años, que en sus primeros meses en Europa, había llamado la atención de los grandes del continente. Dicho interés inviabilizó cualquier posibilidad de cesión, como deseaba el Barcelona, en el mercado invernal.

Además, el Oporto, que ya se frotaba las manos con una futura venta, intentó, sin éxito, una renovación exprés para subir la cláusula de rescisión del brasileño, de 50 millones de euros, que el Madrid pagará.

El otro punto que apartó definitivamente a Militao del Camp Nou fue el hecho que no cuente con pasaporte comunitario, y el Barcelona tenga esta temporada ya cubiertas las tres plazas de foráneos con los brasileños Arthur y Malcom, y el chileno Arturo Vidal.

Militao no entraba en el perfil de central low cost que llegara decidido sin una opción obligatoria de compra, y que el  Barça ha cubierto con el colombiano Jeison Murillo, incorporado temporalmente del Valencia hasta el 30 de junio. 

El Barcelona, que hace equilibrios financieros en el capítulo de fichajes, no pretendía realizar una gran inversión en el eje de la defensa, tras el fichaje de Clément Lenglet, de 23 años, una de las gratas sorpresas de esta temporada, incorporado del Sevilla el último verano por 35,9 millones de euros; y el de su compatriota Jean Clair Todibo, de 19 años, que llegará el próximo curso a la primera plantilla del Barça procedente del Toulouse, por solo 400.000 euros.

Militao se convertirá en uno de los negocios más rentables del Oporto, uno de los clubes europeos que mejor vende, que pagó en verano 4 millones de euros al Sao Paulo, y que ahora recibirá 50 millones de euros (tendrá que abonar un 10% al Tricolor Paulista), de un Madrid que ya ha salido desesperado al mercado para intentar arreglar los desaguisados de una planificación deportiva nefasta en la primera temporada sin Cristiano Ronaldo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil