Barça-Osasuna: el día que el Barça enterró la Liga y Messi sacó el bisturí

En la última visita los navarros, el pasado 16 de julio, se impusieron por 1-2 en el descuento

El argentino fue muy crítico y recordó: "Ya dije que no nos daba para la Champions y no nos dio ni para la Liga"

 Messi se mostró muy crítico tras el partido ante Osasuna | Movistar+

Ronald Koeman, que intenta cuadrar el puzzle de la alineación debido a las numerosas bajas en la zaga, debería afrontar con toda la prudencia del mundo el Barça-Osasuna del domingo (21.00 horas, Camp Nou). Se trata de un huésped que en la pasada campaña le arrebató 5 de los 6 puntos en juego, tres de ellos en el Estadi (1-2)

Una derrota que enterró definitivamente las aspiraciones en La Liga del equipo entrenado por Quique Setién y que provocó un enorme enfado de Leo MessiEl capitán blaugrana, que reaperecerá este domingo, realizó una de las declaraciones más críticas y contundentes de su carrera, hasta esa fecha.

Y FALTABA LO PEOR...

Todavía estaban por llegar la humillación ante el Bayern Múnich (2-8), la batalla jurídica del burofax y su enfrentamiento con el presidente Josep María Bartomeu, los detonantes de la crisis deportiva e institucional que atraviesa el Barça.

Pero ese 16 de julio, después de que Roberto Torres culminara el contrataque de Quique Barja en el minuto 94 y firmara el 1-2, Messi no tomó el camino de los vestuarios, como es habitual, sino el de la posición de entrevistas. Leo sacó el bisturí y esta vez no repartió aspirinas, sino que diseccionó al enfermo: "Lo dije hace tiempo, que si seguíamos así sería muy difícil ganar la Champions, y no ha dado ni para ganar la Liga. Y si no reaccionamos, no ganaremos ni al Nápoles".

El argentino fue demoledor, al hablar de un Barça que, tras la pandemia "fuimos un equipo irregular, débil, al que nos ganan por intensidad y al que nos marcan fácil gol. Perdimos muchos puntos donde no debíamos". Pese a las polémicas con el Real Madrid y el VAR, insistíó en que "nosotros ayudamos, y mucho, para que se lleven la Liga ellos. Tenemos que hacer autocrítica, empezando por los jugadores".

EN CONSTRUCCIÓN

Cuatro meses y medio después, el terremoto de agosto ha llevado a un Barça en reconstrucción a nivel institucional y deportivo. En el banquillo, Ronald Koeman gestiona la 'posguerra' intentando recuperar a Messi para la causa blaugrana y rehaciendo el cesto con los mimbres que tiene, que si no son todos los que quiere, tampoco son malos.

Leo Frenkie De Jong no viajaron a Kiev para que descansaran, Ronald puso a prueba a Mingueza para reconstruir el eje de la defensa y lesionado Ansu Fati, debe decidir quién completa el trío de ataque.

Las balsámicas victorias en la Champions -cuatro de cuatro frente a Ferencvaros, Juventus, Dinamo en dos ocasiones- contrastan con el sufrimiento en La Liga: tres triunfos, dos empates y tres derrotas: 9 puntos. Las mismas cifras, prácticamente, que Osasuna (8 puntos).

Hay que remontarse a la temporada 1991/92, con Koeman de pantalón corto, para encontrar un inicio liguero tan flojo. El lado positivo es que el FC Barcelona reaccionó y aquella campaña acabaría con el doblete de La Liga y la primera Copa de Europa, con Ronald convertido en el héroe de Wembley. En esas están. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil