Barça-Nápoles: Dos caminos diferentes, un mismo objetivo

HISTORIA SPORT

Informe SPORT sobre cómo llegan ambos equipos a la decisiva cita del 8 de agosto

A una semana exacta para que los azulgranas se jueguen la temporada y el pase a Lisboa, no hay duda de que toda la presión es para los de Setién

 Antoine Griezmann apareció de forma crucial para poner  el 1-1 en el marcador ante el Nápoles y dar traqnuilidad al Barça para el partido de vuelta | Mediapro

El Barça se jugará a una carta el próximo sábado 8 de agosto su acceso a la fase final de la Champions League en Lisboa. Para estar entre los ocho mejores del continente, los azulgranas deben superar el escollo de un Nápoles ilusionado con alcanzar unos cuartos de final por primera vez en su historia. La fantástica racha europea en el Camp Nou, los precedentes y el empate (1-1) en San Paolo decantan la eliminatoria para los azulgranas, pero ¿cómo llegarán uno y otro equipo a la cita? Ambos  tienen elementos comunes, como las dudas en defensa y unos últimos resultados poco satisfactorios, pero también hay claras diferencias. Para empezar, la preparación ha sido muy distinta en unos y otros.

1. El  Barça ha descansado, y el Nápoles, ‘a medias’

La pandemia del coronavirus obligó a parar las grandes Ligas y se cargó de pleno la unificación de criterios de la UEFA. El fútbol regresó tanto en España como en Italia, pero mientras LaLiga lo hizo el 11 de junio con el derbi sevillano, la Serie A demoró ocho días más. Antes del ‘pistoletazo’ en un Torino-Parma (1-1), el Nápoles ya había jugado dos partidos: la vuelta de Coppa ante el Inter en casa (1-1 que dio el pase tras el 0-1 en San Siro) y la final ganada a la Juve en los penaltis (4-2).

Desde el parón, el Barça ha jugado 11 partidos y el Nápoles, 13 -hoy disputará el 14-, pero lo más significativo es que los azulgranas no habrán  competido en tres semanas, mientras los napolitanos no han parado. 

Este factor puede ser desequilibrante, aunque está por ver a quién beneficia o perjudica. El Barça, que llegó al final de Liga con la gasolina en reserva, ha podido descansar unos días y preparar el choque con mayor antelación, pero también puede haber perdido ritmo de competición. Los de Gattuso, por su parte, han seguido jugando y haciendo pruebas sobre el terreno, ya con la clasificación para la Europa League en el bolsillo tras alzar la Coppa.

2. Dudas defensivas...  y los italianos, al despiste

Mientras la primera plantilla del Barça está formada por 19 futbolistas, y de ellos, solo 11 son seguros ahora mismo para el choque en el Camp Nou, los problemas del Nápoles, que cuenta con una amplia ‘squadra’ de 26 integrantes, se concentran en defensa. Los de Genaro Gattuso no tienen sancionados, y están jugando al gato y al ratón con Kostas Manolas y Nikola Maksimovic. El griego, tristemente recordado por el barcelonismo por el gol que eliminó al Barça cuando jugaba en la Roma, sufrió una lesión en las costillas en el partido ante el Sassuolo que le hizo retirarse antes de hora y ha pasado de estar casi descartado a experimentar una meteórica recuperación. Parecido a lo ocurrido con el serbio Maksimovic, que en el último partido frente al Inter se fue del campo cojeando visiblemente del tobillo, pero ayer se entrenó e incluso podría regresar esta noche ante la Lazio. Sí estará en el eje Kalidou Koulibaly, pese a una temporada marcada por las lesiones musculares, incluida la que le impidió medirse al Barça en la ida.

Más serios parecen los problemas defensivos de los de Setién, aunque Lenglet apunta a la recuperación. A Umtiti ni se le espera y también han caído los centrales del filial Araujo y Jorge Cuenca. Se unen al lesionado Dembélé y a los sancionados Busquets y Arturo Vidal. En el lado positivo, Griezmann llegará, si nada se tuerce, a tiempo.

3. Mala racha, con matices en el caso del Nápoles

El Barça regresó del confinamiento dos puntos por encima del Real Madrid en la Liga y terminó el campeonato de la regularidad cinco puntos por debajo de los blancos. Los de Quique Setién solo han podido ganar cinco de los últimos nueve partidos disputadosy tres de ellos fueron por la mínima.

El Nápoles, por su parte,  ha vencido solo en dos de sus últimos seis encuentros y las dos salidas que preceden a la del Camp Nou se han saldado con derrotas: en Parma (2-1) y en San Siro ante el Inter (2-0). Resultados que han llevado incluso a feroces críticas por parte de un Gattuso que trata de tener a sus futbolistas enchufados, pero que se entienden en el contexto de tener apenas objetivos en la clasificación liguera ante rivales que se están jugando mucho. Cuando regresó la Serie A, el Nápoles ya tenía los puestos de Champions a 12 puntos de distancia y la ciudad había celebrado con gran alegría la conquista de la Coppa de Italia.

4. Setién, cuestionado; Gattuso, venerado

La prueba de que hay mucha más satisfacción con el equipo en Nápoles que en Barcelona queda patente en la imagen que proyectan al aficionado sus respectivos entrenadores. Mientras Quique Setién llega a la cita en el alambre y se la juegaGattuso ya ha cumplido con creces tras sustituir el pasado mes de diciembre a Carlo Ancelotti en el banquillo Partenopeo. Si quien más quien menos ve inviable una segunda temporada en el Camp Nou del cántabro, pese a que la tiene firmada, el calabrés ha  pedido a  su presidente, Aurelio de Laurentiis, que no haga oficial su continuidad, ya pactada, por una campaña más mientras el equipo esté jugando la Champions. Venerado en la volcánica Nápoles, ‘Rino’ quiere estar centrarse solo en el reto europeo.

Sí se hizo oficial la continuidad de Dries Mertens a mitades de junio, el máximo goleador del equipo con 16 ‘dianas’, y trabaja el club en las de Zielinski  Callejón. Pero no todo es de color de rosa. Milik se ha negado a renovar y todo apunta a la Juve, A Gattuso, no obstante, le sobra personalidad y carácter para lidiar con este contratiempo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil