El Barça levantó un 2-1 al Espanyol en la Copa 1935-36

El equipo azulgana perdió 2-1 en Sarriá pero levantó la eliminatoria (también de cuartos) en Les Corts (3-0)

En otras dos ocasiones también empezó perdiendo (2-0 en 1929 y 3-1 en 1956) y no logró la clasificación

Martí Ventolrà anotó dos de los tres goles del FC Barcelona en la remontada de 1936
Martí Ventolrà anotó dos de los tres goles del FC Barcelona en la remontada de 1936 | sport

La historia muestra al FC Barcelona que es posible levantar una eliminatoria copera contra el RCD Espanyol después de perder el partido de ida. Lo hizo en 1936 luego de caer 2-1. 

Tres veces inició el Espanyol con ventaja una eliminatoria de Copa contra el FC Barcelona pero en una sola ocasión el equipo azulgrana fue capaz de darle la vuelta. La proeza tuvo lugar la temporada 1935-36. El Barça perdió 2-1 en Sarriá la ida de los cuartos de final pero, en la vuelta, en Les Corts, se impuso 3-0 con un doblete de Ventolrà y un tanto de Escolà.

Los tres tantos, para sufrimiento de la afición barcelonista que llenó el estadio, llegaron en la segunda mitad. El primero en el 52 y el segundo, que ya aseguraba la clasificación, en 73. La guinda la puso Josep Escolà, en el 85. Por cierto que sobre El Catedrático del fútbol se está trabajando en una extensa biografía.

El entrenador azulgrana, el irlandés Patrick O'Connell, alineó a Nogués; Zabalo, Areso; Balmanya, Franco, Argemí; Ventolrà, Raich, Escolà, Fernández y Munllonch. El Barça siguió adelante y apeó a Osasuna en semifinales (4-2 y 7-1 -otra remontada-). En la final, sin embargo, contra el Real Madrid en Mestalla, cayó 2-1. 

La temporada 1928-29 (semifinales) el Barça de Romà Forns perdió el primer partido en feudo blanquiazul (2-0) pero no pudo remontar en Les Corts (1-1). El equipo de Greenwell se impuso en la ida con goles de Broto Ventolrà - entonces en las filas del Espanyol- pero el Barça no pudo en el derbi de vuelta.

Tampoco en la 1955-56 (cuartos) logró remontar el 3-1 del partido de ida. El 4-4 en casa no le alcanzó. Los cuatro goles del Espanyol llevaron la firma de Julián Arcas. La anécdota del partido corrió precisamente a cargo del delantero blanquiazul, que ganó una apuesta por anotar los cuatro tantos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil