El Barça juega contra el Elche (y la inercia)

Al Barça solo le vale ganar tras 10 días de amargura y la amenaza de una temporada en blanco

Koeman pide un paso adelante a los pesos pesados y recuperar el ánimo ante el Elche

El FC Barcelona ha entrenado con la mente puesta en el partido ante el Elche de este miércoles | sport

Por un momento el barcelonismo tuvo una punzada como las de antes. Volvió a emocionarse con el Barça, se sintió orgulloso del equipo y proyectó un equipo de futuro con los Pedri, Ansu, Araujo, Riqui Puig y compañía

A una racha inmaculada en LaLiga le siguió una remontada de esas que invitan a creer ante el Granada. Había un subidón general hasta que el Sevilla dio el primer aviso.

Un golpe de realidad al que le siguió un bañó de crueldad en la Champions. Lo del PSG fue un recordatorio de dónde venía el equipo. Pero nadie esperaba el pinchazo ante el Cádiz el día después de la invitación del Atlético a competir LaLiga. 

Fue la constatación de que, efectivamente, era un Barça a medio camino. Un equipo tierno, nada fiable, falto de cuajo, que acumula demasiados errores individualidades y muy poca efectividad. 

Koeman ni siquiera esperó a saludar a los jugadores al final del encuentro como hace siempre. Estaba de los nervios antes del penalti de Lenglet y terriblemente disgustado tras confirmarse el empate. 

Todo esto ocurrió el domingo y este martes en rueda de prensa fue claro sobre cómo recuperar el ánimo. “Es la hora de que el equipo recupere el orgullo y la energía, y sobre todo, de que los que llevan más años tiren del carro”. 

Mensaje de esperanza

Tras haber podido despejar la cabeza, Koeman recordó que, a fin de cuentas, el equipo al menos remontó un punto al Atlético y que LaLiga sigue siendo posible. 

“Hoy he dicho al equipo que podemos porque ningún equipo va a ganarlo todo. La distancia es menor que hace tres semanas y depende de los próximos partidos. Hay esperanza y hay que ir a por todo”. No le queda otra al técnico holandés que aferrarse a las opciones, aunque la situación del equipo esté comprometida en la Liga, la Copa y la Champions. 

Este miércoles juega un partido de esos que se dan por ganados antes de empezar. En el Camp Nou y ante el Elche (19.00 horas), otro equipo que lucha por mantenerse en Primera.

Una oportunidad de ponerse a dos puntos del Madrid, segundo clasificado. Y a cinco del Atlético, el gran favorito para llevarse el título esta temporada. 

Pero en las últimas horas en el Barça se habla más de las elecciones y de Pau Gasol que del partido de hoy. El para muchos mejor jugador de la historia del baloncesto español vuelve a casa. Lo hace con 40 años y tras dos años recuperándose de una lesión.

Las razones de Pau

Vuelve al Barça cinco meses antes de los Juegos Olímpicos. Vuelve para preparase para su gran sueño. Pero también para quitarse la espinita de la Euroliga. En su año de explosión en el Barça una operación de apendicitis lo dejó sin competir. 

Ahora llega al gran proyecto de los últimos años de la sección. Con un excompañero suyo en el banquillo como Jasikevicius, un viejo conocido como Mirotic en el equipo y su gran amigo, Juan Carlos Navarro, en los despachos.

Es el mejor Barça de los últimos años y lo bueno para Pau es que llega sin la presión de tener que ser el jugador franquicia. “Estoy muy contento de anunciar que vuelvo a casa”, señaló. El mayor de los Gasol ficha para sumar, para aportar su experiencia, y para completar una plantilla deslumbrante. 

Su rendimiento a día de hoy es una incógnita tras tanto tiempo sin jugar pero el Barça se asegura el golpe mediático. De momento su llegada parece que ha sido bien recibida por los candidatos a la presidencia del Barcelona.

Todos están incrementado los últimos días sus apariciones tratando de captar los votos de los indecisos. Pero todo apunta a una polarización final entre Laporta y Víctor Font.  

Los dos han anunciado en los últimos meses que en principio cuentan con Koeman. Pero el desenlace de la temporada marcará el futuro del técnico. Lo sabe el héroe del Dream Team: en el Barça solo existe el presente. 

Más aún en este equipo que un día da dos pasos adelantes y luego tres hacia atrás. Una montaña rusa que tiene desconcertado al barcelonismo, a la espera de que lleguen tiempos mejores. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil