Barça: habrá mano dura con los descartes

Barça: habrá mano dura con los descartes

Braithwaite, protagonista del entrenamiento del Barça B | FCB

El club blaugrana empieza a estudiar rescisiones sobre jugadores que no quieren salir

Umtiti y Braithwaite, que sigue enrocado, podrían causar baja

El mercado blaugrana está que arde. El Barça tiene clarísimos sus fichajes a expensas de aplicar la segunda palanca económica, pero ahora lo que toca es intentar colocar a todos los descartes, un trabajo engorroso que está empezando a complicarse por la falta de ofertas en algunos casos y por la poca determinación en irse en otros. El área deportiva considera que ya ha dado suficiente margen a los jugadores transferibles para que se busquen acomodo y no piensa esperar más en ciertos casos porque necesita dorsales libres y porque Xavi Hernández solo quiere trabajar con los futbolistas que utilizará en el nuevo proyecto. Algunos pueden quedarse sin ir a la gira por Estados Unidos en lo que vendrá a ser un aviso de lo que puede pasar en los próximos días. Y es que la figura de la rescisión de contrato va a entrar en juego.

El Barça no piensa regalar dinero así como así, pero sí que está en disposición de negociar la ruptura de algún contrato o comenzar a dar cartas de libertad que haya algunos jugadores que salgan libres. El caso de Umtiti se está estudiando con mucha atención y podría ir por la vía de la rescisión siempre que se pueda llegar a un acuerdo económico beneficioso para todas las partes. La salida de Neto por esta vía estaría descartada a la espera de alguna oferta de cesión o salida libre y el asunto que también está estudiándose es el de Braithwaite. Un tema que puede convertirse en peliagudo si todo sigue como hasta ahora.

Y es que el delantero danés, que firmó sabiendo que era una solución de emergencia y se quedó en que daría facilidades para salir si no iba a tener continuidad, está muy enrocado en su postura de continuar en el Barça como sea. Ya no es un tema de salario, ni de precios de traspaso sino de actitud para buscar un equipo. Hay clubs que han llamado preguntando por el delantero pero prácticamente ni se han inmutado y parece que las posturas podrían enconarse en los próximos días hacia un desenlace complicado. El club blaugrana pagó por él 18 millones de euros y su salario es de los más bajos de la plantilla, pero están dispuestos a todo para forzarle para salir. 

Los movimientos, a partir de ahora, van a ser contundentes. Se acabó el tiempode espera y se van a tomar decisiones, alguna de ellas traumática caiga quien caiga. El Barça solo ha conseguido colocar a Lenglet y Trincao, dos futbolistas que prácticamente no pusieron problemas para irse y asumieron que no se contaba con ellos. Quien no acepte ofertas viables va a tener problemas a partir de ahora y el Barça va actuar con contundecia lanzando algún mensaje claro para el futuro. Más vale tarde que nunca.

Temas