El Barça firma la sentencia del Espanyol

La sufrida victoria azulgrana en el derbi certifica el descenso del equipo blanquiazul a Segunda

Luis Suárez resuelve el partido cuando ambos jugaban con diez por las expulsiones de Ansu Fati y Pol Lozano

FICHA TÉCNICA

LaLiga Santander

FCB

1-0

ESP

FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo (Ansu Fati, 45'), Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Rakitic (Araujo, 92'), Sergi Roberto, Messi, Griezmann (Arturo Vidal, 70') y Suárez (Braithwaite, 81').

RCD Espanyol

Diego López, Víctor Gómez, Bernardo, Cabrera, Calero (Darder, 65'), Dídac Vilà, Pol Lozano, David López, Marc Roca (Wu Lei, 85'), Embarba y Raúl de Tomás.

Goles

1-0, min. 56: Luis Suárez aprovecha un rechace en el borde del área pequeña.

Árbitro

Munuera Montero (comité andaluz). Amonestó con amarilla a De Tomás (45') y David López (92'). Expulsó con roja directa a Ansu Fati (48') y Pol Lozano (53'),

Incidencias

Partido de la 35ª jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou a puerta cerrada.

El Barça envió al Espanyol a Segunda división en el derbi de la pandemia: el equipo azulgrana jugó un partido gris, pero suficiente para apurar sus opciones en LaLiga y liquidar a su rival ciudadano, ya condenado pero sentenciado en el Camp Nou. 27 años después, el Espanyol vuelve a caer a Segunda. 

Fue un derbi espeso y descafeinado, resuelto con un gol de Luis Suárez en el ecuador de la segunda parte, poco después de que el árbitro expulsase, en un margen de tres minutos, a dos jóvenes, uno por equipo, Ansu Fati y Pol Lozano

Setién apostó claramente por dar continuidad al Barça que ganó con solvencia en Villarreal: Rakitic entró en el once inicial en sustitución de Arturo Vidal, pero el esquema no cambió, con Griezmann y Suárez en el ataque y Messi ejerciendo de media punta. 

El Espanyol se blindó con cinco defensas: Cabrera, Calero y Bernardo como centrales, con David López y Marc Roca como jefes del centro del campo y Embarba y De Tomás encargados de poner en apuros a Ter Stegen.

El Barça arrancó con voluntad, pero sin profundidad: al equipo azulgrana le faltó juego por bandas frente a la poblada defensa perica, que vio pasar los minutos con cierta comodidad.

La primera gran ocasión, de hecho, fue del Espanyol: Marc Roca filtró un buen pase al espacio para Embarba, que arrancó en campo propio hasta plantarse ante Ter Stegen, aunque escorado a la derecha. Su remate cruzado lo repelió el portero alemán con el pie derecho.

el espanyol, mejor en la primera parte

El Barça no tuvo problemas para hacerse con el balón y para dominar territorialmente, pero le costó tener continuidad y generar peligro en el área de Diego López. Un córner botado por Messi, que buscó el gol olímpico, y una falta directa del argentino, fueron las primeras grandes aproximaciones del Barça.

Poco antes de la media hora de juego, Luis Suárez encaró a Diego López, pero le sobró un toque en el control del balón. El portero del Espanyol rechazó su remate sin demasiados problemas.

Al Barça le seguía faltando fluidez frente a un Espanyol comprometido bien plantado en el campo y peligroso a la contra: poco antes del descanso, una progresión de Dídac Vilà estuvo a punto de acabar con el primer gol del partido: primero, Lenglet remató sin querer contra su propia portería y en la segunda jugada, el propio Dídac remató al palo izquierdo de Ter Stegen.

Ansu fati, visto y no visto

En el descanso, Setién intentó darle una marcha más a su equipo con la entrada de Ansu Fati, que sustituyó a Semedo, pero el juvenil solo estuvo tres minutos en el campo: en una disputa con Calero, Ansu elevó demasiado la pierna derecha y el árbitro, tras consultarlo con el VAR, lo expulsó

Dos minutos después, el Espanyol le ocurrió lo mismo: Pol Lozano protagonizó una acción similar con Piqué y también se fue a los vestuarios antes de tiempo.

suárez abre el marcador

Igualado a la baja, el derbi se rompió cuando Luis Suárez abrió el marcador. Fue un gol de puro 'nueve', oliendo el peligro, siguiendo la jugada de Messi y de Griezmann y aprovechando el rechace en el área pequeña para batir a Diego López. 

Con diez, el Espanyol pareció derrumbarse: empezó a perder todo lo que había construido en la primera parte, aunque le quedó el consuelo de pelear hasta el final y de poner en apuros al Barça. 

Setién sacrificó a Griezmann, que volvió a firmar un buen partido, para dar entrada a Arturo Vidal, con el objetivo de amarrar el centro del campo, pero el chileno es un jugador anárquico, siempre con la portería rival en mente. 

Apuró hasta el último momento sus opciones el Espanyol, pero el equipo blanquiazul regresa, 27 años después, a Segunda división de una forma especialmente amarga. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil