El Barça se estrella en Varas

El Barça se estrella en Varas

El Sevilla de Marcelino fue un rival duro de roer para un Barça, que probablemente jugó su partido más incómodo de lo que va de temporada. Los andaluces salieron a presionar desde el primer momento y el Barça se encontró desde el inicio con un ritmo mucho más intenso que el de los últimos partidos en los que apenas tuvo problemas para imponer su ley.

Guardiola volvió a recuperar el 3-4-3 situando a Mascherano en el eje de la defensa flanqueado por Abidal y Alves. La presencia de Adriano en la alineación hacía pensar que quizá emplearía el 4-3-3, pero las dudas se disiparon cuando se vio al brasileño actuar de extremo derecho.

Pese a que la primera oportunidad la tuvo Iniesta a los nueve minutos, el Barça no estaba cómodo en el campo. Los andaluces se cerraron atrás y esperaron a armar sus mortíferas contras. Jesús Navas pudo abrir el marcador en un ajustado tiro a la escuadra en el minuto 20 que salvó Valdés a mano cambiada. Poco antes, el portero también tuvo que resolver una imprecisión defensiva de Abidal.

A la media hora de juego, Messi empezó a conectar con Iniesta y el Barça ejerció su dominio habitual, apretando al rival y creando peligro. El Sevilla, sin embargo, aguantó las embestidas de forma estoica gracias a las geniales intervenciones del meta hispalense Javi Varas, que desbarató goles cantados a Villa y Messi poco antes del descanso.

EL SHOW DE VARAS

Parecía que los de Guardiola lo tendrían más fácil en un segundo tiempo en el que previsiblemente el Sevilla podría acusar el desgaste del primer tiempo, pero nada más lejos de la realidad. Los de Marcelino cerraron sus líneas aún más y si a eso le unimos que la puntería del Barça vuelve a estar de vacaciones, la cosa se ponía bastante cuesta arriba.

Los blaugrana no dejaron de intentarlo, pero el resultado seguía siendo el mismo: Disparo de Messi que se fue lamiendo la cruceta, tiro de Iniesta que salvó Varas¿el Barça tocaba y pese a jugar sus mejores minutos, no lograba perforar las redes del Sevilla, algo con lo que no se había encontrado esta temporada. Sin duda un partido muy diferente al del año pasado en el que los visitantes se fueron del Camp Nou con una sonrojante `manita¿.

En el 73¿ cuando todo el Camp Nou ya cantaba gol de Iniesta, el balón se estrelló en la parte alta del travesaño. Guardiola, que no lo veía nada claro, movió ficha y decidió introducir a Pedro y Cesc ¿que regresaba tras su lesión- por Keita y Thiago. Aún así seguía sin haber manera, al Barça le costaba horrores romper el muro sevillista formado por Fazio, Escudé, Navarro y Cáceres a los que fueron sumándose jugadores a medida que el partido llegaba a su fin. Un autobús inquebrantable para un equipo que otra cosa no, pero voluntad y esfuerzo no le faltaron en un segundo tiempo en el que lo intentó todo.

MESSI TUVO EL TRIUNFO EN SUS BOTAS

El encuentro parecía encaminado a terminar en tablas. Sin embargo, una zancadilla dentro del área de Fazio a Iniesta no pasó inadvertida para Iturralde González, que señaló por fin, el primer penalty al Barça esta temporada. Y ahí llegó el caos.

La decisión del árbitro enfureció a los jugadores del Sevilla. Cuando Messi iba a lanzar el penalty se desató una tangana que acabó con Kanouté expulsado y Cesc por los suelos tras ser abofeteado por el malí. El argentino marró la pena máxima al encontrarse una vez más con las manos de Varas.

No había tiempo, pero los de Guardiola lo siguieron intentando. Aún hubo tiempo incluso a que Fernando Navarro viera también la roja tras zancadillear a Iniesta. Fue el triste final de una lucha que se calentó al final.

Con este amargo empate el liderato pasa a manos del Real Madrid, que con su victoria en Málaga de Pellegrini por 0-4 encabeza la tabla con un punto más que los culés.