El Barça cae con honores en la Copa del Rey

El equipo azulgrana cuajó un buen partido en San Mamés, pero cayó víctima de un gol de Williams en el minuto 93

Griezmann y Messi tuvieron dos ocasiones muy claras, pero al Barça le faltó precisión en el remate

El Barça cayó eliminado en la Copa del Rey tras perder, por la mínima y en el tiempo añadido | RFEF

FICHA TÉCNICA

Copa del Rey

ATH

1-0

FCB

Athletic Club Bilbao

Simón; Capa, Yeray, Núñez, Iñigo Martínez, Yuri, Dani García, Vesga (Sanjosé, 65'), Raúl García (Ibai Gómez, 88'), Muniain (Aduriz, 76') y Williams.

FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo, Piqué (Umtiti, 79'), Lenglet, Jordi Alba, Sergio Busquets, De Jong, Rakitic (Arthur, 68'), Sergi Roberto, Ansu Fati (Griezmann, 57') y Messi.

Gol

1-0, min. 93: Williams remata de cabeza a pase de Ibai.

Árbitro

Martínez Munuera (comité valenciano). Amonestó con cartulina amarilla a Semedo (min. 5), Messi (min. 39), Jordi Alba (min. 40), Setién (min. 41), Yeray (min. 44), Vesga (min. 55), De Jong (min. 56), Dani García (min. 63), Piqué (min. 71) y Arthur (min. 81).

Incidencias

Partido de cuartos de final de la Copa del Rey 2019-20 disputado en el estadio de San Mamés ante 49.154 espectadores.

No fue justo el fútbol con el Barça en San Mamés. El equipo azulgrana se quedó fuera de la Copa del Rey pese a su meritorio ejercicio futbolístico. Cayó víctima de un gol de Iñaki Williams en el minuto 93 de partido pese a ser notablemente mejor que el Athletic. Se adueñó del partido y del balón y tuvo más ocasiones, pero el empuje del Athletic -y un arbitraje bastante discutible- le apearon de la Copa. 

El Barça se va de Bilbao con un título menos, pero no tan dañado como podría parecer en los días previos al partido. El juego del equipo ofreció claros síntomas de mejora, aunque algunos problemas siguen siendo irresolubles: el equipo no encuentra solidez defensiva y tiene problemas para hacer gol.

Fue una derrota contradictoria: las carencias siguen ahí, pero los optimistas pueden agarrarse a las sensaciones que emitió el equipo durante todo el partido: la mejor actuación del Barça desde que Setién asumió el banquillo.  

Setién volvió a apostar por un 4-3-3 clásico, aunque arriesgó al dar descanso a Griezmann: anda mermado el Barça de delanteros, y aun así, el Barça saltó al césped con Sergi Roberto y Ansu como extremos y Messi como 'nueve'. Por detrás, un once más reconocible, con Busquets, De Jong y Rakitic en la medular

En la Copa del partido único no hay tiempo para especular. Nadie pierde el tiempo en esta Copa. Tampoco Athletic y Barça, que se lanzaron en tromba a por el partido, cada uno con sus armas.

El Barça, a través del balón y de las posesiones largas. El Athletic, con garra y pierna fuerte, una presión asfixiante y una afición encendida desde el arranque. Le ayudó el discutible criterio del árbitro, que castigó mucho más las faltas del Barça que las del equipo local. El reparto de las tarjetas de Martínez Munuera pareció desquicicar al Barça en algunos tramos del partido.

primer susto

El balón parado dio el primer susto al Barça: Williams marcó a la salida de un córner, pero en claro fuera de juego. Apenas se habían jugado diez minutos y el Barça ya estaba avisado: los errores se pagan. Y en esta Copa, más todavía. 

Pero supo el equipo azulgrana sacudirse la presión del Athletic y evadirse del agobio de San Mamés, con una afición siempre muy volcada. Poco a poco, el Barça se adueñó del balón. Supo contrarrestar la presión con balones largos, buscando a Messi o a los dos extremos, con Rakitic y De Jong ofreciéndose también para trenzar la jugada.

Dudas en la salida de balón

No siempre funcionó, porque Ter Stegen coleccionó errores en la salida de balón, pero el tono general del equipo fue bueno. Messi empezó especialmente enchufado, consciente de que los focos le apuntaban más que nunca. Y su conexón con Ansu fue de lo mejor que enseñó el Barça en el primer acto.

El jugador de origen guineano no se dejó intimidar por San Mamés. Encaró, pisó área rival y se atrevió con todo y con todos. Solo le faltó una pizca de acierto en el remate. En la otra banda, Sergi Roberto también respondió. activo y bien plantado en el campo, supo mezclar con Messi y con los volantes, aunque también le faltó presencia en el área del Athletic. 

En la reanudación, el Barça mantuvo el guion: consciente de que el partido exigía más carácter que nunca, el equipo no se dejó amilanar por el Athletic. Ansu siguió haciendo de las suyas, aunque sin demasiada profundidad, pero fue Messi quien lanzó el primer aviso con un extraordinario pase a la carrera de De Jong. El holandés se plantaba prácticamente solo ante el portero del Athletic, pero llegó forzado, buscó la falta y acabó llevándose una amarilla por dejarse caer.

ansu, sacrificado tras el descanso

El primer cambio de Quique Setién fue discutible: no por el jugador que entró al campo, Griezmann, sino por el que salió. El sacrificado fue Ansu Fati, el más eléctrico de la delantera azulgrana. Cuestión de jerarquías.

La entrada del '17' dinamizó al Barça, que se instaló en campo contrario. Buscó el gol el Barça por fuera y por dentro, con balones al pie y al espacio. El balón circuló con fluidez, pero al Barça le faltó último pase y precisión en el remate. 

el criterio del árbitro, discutible

El Barça peleó contra el Athletic, contra el ambientazo de San Mamés y contra un árbitro de cuestionable criterio. De Jong reclamó un penalti que parecía claro por un empujón de Capa, pero Martínez Munuera le hizo caso omiso.

No le importó al Barça, capaz de sobreponerse para seguir apretando al Athletic. La entrada al campo de Arthur fue un mensaje claro de Setién: había que seguir percutiendo con el balón.

ocasión de griezmann y piqué, lesionado

Apenas un minuto después, Griezmann tuvo una ocasión de oro para adelantar al Barça: Sergi Roberto cabalgó por la banda derecha y le dejó un balón franco, para rematar desde el punto de penalti sin oposición. Pero el francés remató a la parte equivocada de la portería y Unai Simón rechazó el balón, en su desesperada estirada. 

Nada es fácil en esta Copa, que exige un esfuerzo sobrehumano. El Barça tuvo otro elemento en contra, la lesión de Piqué, con molestias en la ingle, sustituido por Umtiti a falta de diez minutos para el 90.

Faltaban tres minutos cuando Messi tuvo otra ocasión extraordinaria: Arthur le filtró un balón delicioso, entre seis rivales, pero el argentino remató al cuerpo de Unai Simón. Ahí tuvo el Barça la eliminatoria. Respondió el Athletic con un balón colgado al área de Ter Stegen que cayó limpio a los pies de Williams, muy desacertado en el remate.

cruel final

Pero ya con el tiempo cumplido, el desenlace fue especialmente cruel con el Barça. Ibai Gómez progresó por su banda y envió un balón al área. Apareció la cabeza de Williams, que se adelantó a Busquets para enviar el balón a la red de Ter Stegen. El gol hizo explotar San Mamés y liquidó al Barça, sin tiempo para la reacción.

Se queda el Barça sin Copa y en una situación muy comprometida: el equipo está vivo, pero con unas carencias preocupantes. Tocará remar de lo lindo para no acabar la temporada en blanco

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil