El Barça se abona a la épica para seguir soñando en la Copa

Los azulgranas remontaron en la prórroga un encuentro que tuvo de todo

Dos errores en defensa obligaron al Barça a darle la vuelta al marcador a base de creer hasta el final

Los culés remontaron un 2-0 en el minuto 88 para acabar pasando a semifinales por un 3-5 en la prórroga | sport

Espectacular lo que pasó en Granada. Cuesta describirlo con palabras. Hubo de todo. ¿El resumen? El Barça está clasificado para las semifinales de la Copa del Rey. Tras ir perdiendo 2-0 en el 88' y con una prórroga por medio. Victoria merecida de los de Koeman.

FICHA TÉCNICA

Copa del Rey

GRA

3-5

FCB

Granada

Aarón, Víctor Diaz (Foulquier 45'), Germán, Duarte, Neva; Eteki (Nehuén 105'), Montoro, Puertas (Vallejo 79'), Soldado (Suárez 65'), Kenedy (Darwin 45') y Soro (Fede Vico 58')

FC Barcelona

Ter Stegen, Sergi Roberto (Dest 56'), Araujo, Umtiti (Braithwaite 62'), Alba; Busquets (Riqui Puig 75'), De Jong, Pedri (Lenglet 105'); Trincao (Dembélé 62'), Messi y Griezmann

Goles

1-0 Kenedy, min 33. 2-0 Soldado, min 47. 2-1 Griezman, min 88. 2-1 Jordi Alba, min 92. 2-3 Griezmann, min 99. 3-3 Fede Vico, min 102. 3-4 DeJong, min 107. 3-5 Jordi Alba, min 112.

Árbitro

El árbitro José María Sánchez Martínez (Comité murciano), mientras que en el VAR el gallego Iglesias Villanueva

Incidencias

Partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Nuevo Los Cármenes

Salió con todo Koeman al Nuevo Los Cármenes. Quería la Copa el holandés. Y los jugadores. Inicio abrumador de unos azulgranas que acularon al Granada en su propio campo. Circulación rápida, presión tras pérdida, desmarques y oportunidades. Sí, otra vez el trabajo se quedaba en oportunidades. Y el culpable se llamaba Aarón. El guardameta del Granada se lució en varias ocasiones. Las más destacadas, un doble remate de Messi y Trincao que terminó en saque de esquina y una falta botada por Leo, que provocaba la palomita del cancerbero. Vivía su noche mágica Aarón, que unos segundos antes había sido abroncado por su entrenador Diego Martínez tras una mala salida de balón. 

Araujo también fue protagonista. Hasta tres jugadas a balón parado remató el uruguayo. Sin acierto. El que sí que tuvo el Granada. Umtiti, que hasta el momento estaba jugando bien, se dormía en los laureles y Soro lo aprovechaba para robarle el balón. El delantero asistía a Kenedy que superaba a un Ter Stegen que se estrenaba en la Copa del Rey. Le temblaron las piernas al francés. Y eso que no hubo terremoto en Granada durante el encuentro. Volvía la peor pesadilla de Ronald Koeman. Los errores individuales en defensa. Se asomaban los recuerdos del Wanda Metropolitano, el Carranza o Mendizorroza. No podía ser. El Barça, por detrás en el marcador tras una primera parte (casi) excelente. 

TERREMOTO DE SENSACIONES

Si el inicio de la primera fue bueno, el de la segunda fue horroroso. Griezmann perdía un balón que se transformaba en un pase largo a la espalda de Umtiti. Lento de reflejos otra vez el francés. Soldado lo aprovechaba para plantarse delante de Ter Stegen y superarlo con comodidad. Se le complicaban las cosas al Barça. Mucho. El sueño copero se alejaba. Y no había reacción desde el banquillo. El primero en entrar fue Dest. Se volvió a lesionar Sergi Roberto, que había sido de lo mejor en la primera parte. Estuvo activo el estadounidense por la derecha. Aparecía Messi. Pero con él, resurgía Aarón. Otra gran intervención del guardameta. Una más. Y cuando no llegaba él, lo hacía su larguero. Tremendo disparo de Trincao que impactaba contra el palo. Movía el banquillo Koeman. Ahora sí. Dembélé y Braithwaite a escena. Umtiti y Trincao, al banco. Busquets, al central. Pero nada. Ni a Messi le entraban las faltas. Se crecía el Granada, que cada vez lo veía más cerca. Minutos para Riqui. El Barça lo seguía intentando. Pero no entraba nada. Tampoco la chilena de Griezmann, que obligaba a Aarón a intervenir. Ni Dembélé, que la mandaba al larguero. Parecía que no había manera de superar a Aarón y en la jugada menos peligrosa, Griezmann recortaba distancias. En el 88'. Y se animó el Barça. Vaya si lo hizo. Messi la mandaba al palo. Sí, otra vez la madera evitaba un gol azulgrana. Braithwaite también la tenía. Pero apareció la flor. La flor de Koeman. Esa que nunca antes había aparecido. La ponía Messi, la descolgaba De Jong y la cabeceaba Jordi Alba al fondo de la red. En el 92' Empataba el Barça. En cuatro minutos. Increíble. Se lo merecían los azulgranas, que habían chutado 26 veces. El semifinalista se decidiría en la prórroga.

Y EL BARÇA TUVO PREMIO

La prórroga empezó como terminó el partido. Con el Barça asediando la portería de un Granada abatido. No se lo podían creer los de Diego Martínez. Lo tenían hecho. Y lo aprovechó el Barça para dar la puntillita final. O eso esperaban. Una centrada magistral de Jordi Alba la remataba a la perfección Griezmann al fondo de la red. Estallaba el banquillo del Barça. Euforia descontrolada. Pero no hay alegría completa nunca en este Barça. Ni dos minutos pasaron cuando Dest resucitaba al Granada. El estadounidense cometía un penalti que Fede Vico convertía para devolver el empate al marcador.

El partido aún tenía varios capítulos por emitir. Y todos de color azulgrana. Solo dos minutos después de la reanudación de la prórroga, De Jong marcaba el cuarto tras aprovechar un rechace de Aarón. Lo acariciaba el Barça. Otra vez. Y lo remató Jordi Alba. El hombre del partido. Doblete del lateral en el mejor momento. Zurdazo al fondo de la red. Respiraba el Barça. Respiraba Koeman. El Barça, ahora sí que sí, es semifinalista de la Copa del Rey. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil