El Barça abandona Arabia abatido pero orgulloso

HISTORIA SPORT

El Barça abandona Arabia abatido pero orgulloso

Los jugadores del FC Barcelona han salido del hotel de concentración hacia el aeropuerto de Riad | sport

El presidente Joan Laporta se pasó varios minutos en el autocar sin dirigir palabra y el rostro muy serio

Los jugadores acusaron el golpe de la derrota porque lo tuvieron muy cerca; caras largas, pero también el convencimiento de que este es el camino a seguir

La expedición azulgrana abandonó el Hotel Narcissus de Riad pasadas las 9.30 horas de la mañana en horario de Arabia Saudí con caras largas y que reflejaron el cansancio, tanto físico como psicológico, de un clásico intenso en el que los azulgranas merecieron mucha mejor suerte.

A quien se vio más afectado fue el presidente Joan Laporta. Salió poco antes de las 9.30 hacia el autocar de los directivos y aguantó estoicamente unos diez minutos hasta que salió el vehículo rumbo al aeropuerto de Riad, donde esperaba un largo viaje de regreso a Barcelona.

Laporta, con la mirada perdida rememorando el partido

Laporta, con el rostro muy serio, no habló ni un solo instante, se sentó en primera fila y con la mirada perdida en el horizonte, rememorando las acciones de un partido intenso que ha devuelto el orgullo. Pero al fin y al cabo fue una derrota contra el Real Madrid y a Laporta le dolió, y mucho. Había depositado muc has esperanzas en este partido, en la "fuerza de la juventud" como él mismo había dicho el día antes.

Los jugadores salieron después, uno a uno, algunos con la capucha puesta pese al fuerte calor, como Ansu, autor de un golazo en su reaparición, Gavi, que jugó muy buen partido o Umtiti, quien pese a su reciente renovación, no estuvo ni en el banquillo ante los blancos. Ferran Torres fue de los primeros en acceder al autocar, Piqué lo hizo a pasos rápìdos y en solitario, mientras que Ter Stegen saludó a los úinicos dos seguidores que se acercaron al hotel.

Araujo, con una férula en la mano derecha

El uruguayo, que jugó con un vendaje tras su reciente operación, se subió al autocar llevando esta vez una férula en la mano derecha para proteger la zona. El esfuerzo de Ronald Araujo para jugar el clásico fue mayúsculo. Fue a todas, todo pundonor, sin importarle la posibilidad de agravar la lesión.

Sentimientos encontrados

Tras el partido, el vestuario local del KIng Fahd Stadium reflejó los sentimientos encontrados de la plantilla barcelonista. Sobre todo hubo impotencia y rabia por haber tenido muy cerca doblegar al Real Madrid y dar un golpe encima de la mesa. Lamentaron los errores que propiciaron los goles blancos, incidió también Xavi después en la rueda de prensa, pero también hubo ánimos y palabras de que este es el camino a seguir.

La noche fue larga, no pudo ser de otra manera, pero esta vez no fue por reproches o el disgusto de ver que nada sale, fue porque este equipo vuelve a competir y quiere ganar. Y tuvo muchos minutos al Real Madrid contra las cuerdas. No pudo ser en la Supercopa, pero jugando como hizo en Riad, lo será muy pronto. Poco tiempo tendrán para descansar. Este viernes se ejercitarán a las 11.00 horas de la mañana en la Ciutat Esportiva para preparar el próximo encuentro, de la Copa del Rey en San Mamés.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil