La autoría de una foto icónica

La autoría de una foto icónica

Fotógrafo reconoce, 49 años después, que la imagen icónica de Cruyff la hizo su hermano | Efe

Rafa Seguí capturó la famosa imagen del ‘gol imposible’ de Cruyff, no su hermano Horacio

Desde diciembre de 1973 el mayor de la saga de los Seguí se adjudicó los derechos de autor de la imagen y ahora reconoce a través de una carta que “estaba equivocado”

La imagen más recordada de Johan Cruyff con la camiseta del FC Barcelona fue capturada el 22 de diciembre de 1973 en el Camp Nou. El Flaco ‘voló’ para alcanzar una posición inverosímil y conectar un centro de Carles Rexach con la zurda, después de deshacerse del marcaje de Capón. El remate, con la pierna derecha y al más puro estilo kung-fu, superó al sorprendido guardameta Miguel Reina. La fotografía siempre se atribuyó al fotoperiodista Horacio Seguí López (Barcelona, 5 de abril de 1930), pero en realidad fue capturada por su hermano menor, Rafa Seguí López (Barcelona, 9 de octubre de 1949).

Rafa Seguí, después de casi 49 años, demostró el pasado martes con pruebas que fue él y no su hermano mayor el autor del disparo que inmortalizó el gol del ‘holandés volador’ contra el Atlético de Madrid, también bautizado en su momento como el ‘gol imposible’. Rafa, de esta forma, acabó con una mentira que “ha durado demasiado tiempo”. En aquel momento Rafa trabajaba para Horacio, al frente de una agencia familiar en la que también estaban su hijo Óscar y sus sobrinos Josep Maria Arolas y Pedrito. La agencia producía contenido gráfico para publicaciones como As, Marca, Fotogramas, Fans, Lecturas, Hogar y Moda, Velocidad, Discóbolo, Sábado Gráfico…

Pruebas

Las pruebas presentadas por el menor de los Seguí para demostrar la autoría de la imagen se fundamentaron en una carta de Horacio reconociendo que no la hizo la fotografía y otra de Antoni Campañá, fotoperiodista que en el momento de la histórica captura estaba al lado de Rafa y también inmortalizó la acrobática acción de Cruyff para ‘Dicen…’. El testimonio de Campañá, olímpico en los Juegos de Invierno de Grenoble 1968 en la modalidad de esquí alpino e histórico fotoperiodista del diario Sport, fue clave para doblegar la resistencia de Horacio, que menospreció repetidamente la palabra de su hermano.

En la carta, Horacio reconoce que “estaba equivocado” y que siempre pensó que fue él quien hizo la fotografía porque “en el campo me situaba en el lado opuesto de Nicolás González y, como su fotografía del gol era desde otro ángulo, estaba convencido de que yo estaba allí y la había hecho”. La imagen frontal, además de Rafa y Campañá, también la captaron Pérez de Rozas y un fotógrafo de Marca. Campañá fue el que estaba más alejado de la portería, pero también el más rápido en ejecutar. En su imagen, Cruyff todavía tiene el balón pegado al borceguí.

La pregunta es: ¿Por qué ha tenido que pasar tanto tiempo para desmontar una mentira y aflorase la verdad? Para Rafa fue una cuestión de “ego” porque “siempre que le decía a Horacio que habláramos de la foto me respondía mal, no quería saber nada. Se la hizo suya e incluso la vendió en varias ocasiones”. Agregó que “mucha gente trató de acercarse a Johan Cruyff para aprovecharse de su fama y conseguir dinero. Algunos le hicieron invertir en negocios que no salieron bien y otros se aprovecharon de una fotografía que era única para hacer fama”.

Referente

Rafa Seguí, uno de los grandes nombres de la fotografía deportiva catalana y española, pasó por el fútbol formativo del FC Barcelona. En 1962, con 13 años y de la mano de Josep Escolà, se incorporó en el Infantil, pasando después por el Juvenil y el Amateur. Estuvo a las órdenes de Oriol Tort, Isidre Flotats y Paco Rodri. También jugó en el Sants, Poble Sec, Huesca y Jaca, donde cumplió el servicio militar, dedicándose después a la fotografía.

Rafa, por otra parte, inmortalizó −a todo color− la primera medalla del atletismo español en unos Juegos Olímpicos. Fue la que consiguió Jordi Llopart en Moscú 1980 en la prueba de 50 kilómetros marcha. En los Juegos de Barcelona 1992 fue el responsable gráfico de las publicaciones olímpicas oficiales. 

Después de que Horacio estuviera usurpando los derechos de autor a Rafa durante casi 49 años, finalmente, se ha reconocido al autor de la foto del ‘gol imposible’. El FC Barcelona ya ha iniciado los trámites para cambiar la autoría de esta histórica e icónica imagen que ocupa un espacio destacado en el museo del club azulgrana por su plasticidad y por pertenecer a una temporada inolvidable (1973-74) en la que el Barça volvió a saborear una Liga después de 14 años de repetidas frustraciones.

Temas