Así es la relación de Coutinho con el vestuario

El brasileño ya ha dejado muestras de una manera de ser muy personal

Los compañeros están sorprendidos gratamente de su comportamiento

Coutinho sonríe en un entrenamiento rodeado de sus compañeros
Coutinho sonríe en un entrenamiento rodeado de sus compañeros | EFE

El futbolista más caro de la historia del FC Barcelona. Su precio fue de 160 millones de euros. Una cotización que a cualquiera podría subirle los humos en su entrada en su nuevo vestuario. Sin embargo, Philippe Coutinho está hecho de otra pasta o, al menos, así lo ha evidenciado en sus primeros días de convivencia con los nuevos compañeros.

Las referencias eran buenas. Luis Suárez, íntimo amigo desde que eran vecinos en Woolton, en el sur de Liverpool, había avisado de su buen talante. Las palabras del uruguayo quedaron pronto confirmadas positivamente. “Es muy buen tío”, es la frase que más se escucha en la caseta al ser preguntado por Coutinho. Sus compañeros se están llevando muy buena impresión y no creen que se trate solo de una entrada modesta, sino que su comportamiento es el propio de su personalidad.

Buen talante

El futbolista lo tendría fácil, refugiándose solo en Suárez o, en todo caso, a su compatriota Paulinho. Sin embargo, Coutinho está mostrando una forma de ser afable con todos los compañeros, desde los jóvenes a los más veteranos. Se está integrando fácilmente y huye del elitismo que podría tener en su condición de crack. 

La clásica fotografía de la pasada campaña en la que el tridente era inseparable, no se está repitiendo con Coutinho. Tendría la posibilidad de ir pegado a Messi y Luis Suárez, pero no muestra esta rol. Se entrena como uno más y no espera gozar de privilegios especiales.

La ayuda del idioma

Su dominio del español ha sido otro facto que ha ayudado a que su integración sea fulgurante. Aprendió la lengua en su etapa en el Espanyol y en Liverpool siempre tuvo algún compañero con el que seguir practicando el idioma. El futbolista se desenvuelve con soltura, aunque con la lógica prudencia de quien entra nuevo. Precisamente, si por algo llama la atención es por su línea respetuosa.

A este buen comportamiento se ha añadido su excelente predisposición al trabajo. Llegó con una lesión muscular que debía apartarle 20 días, pero en apenas dos semanas ya estuvo disponible. Valverde lo vio en buenas condiciones de debutar en un momento tenso del derbi y Coutinho respondió con solvencia.

Fue un estreno exitoso y dejando la sensación de que su fichaje será un pleno acierto. La entrada en el  equipo será progresiva, aunque en la semifinal de Copa ante el Valencia ya debería tener un protagonismo destacado. Coutinho sí que ha llegado para tener un rendimiento inmediato.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil