Así fue la guerra por Reus antes de su renovación

Marco Reus, el gran deseado
Marco Reus, el gran deseado | sport

Como si de una subasta se tratara, los grandes clubes de Europa intentaron convencer a Reus con sus respectivos proyectos antes de que éste renovara con el Borussia de Dortmund. Fue una guerra por todo lo alto, en la que, como no podía ser de otra forma, el Barça también participó. De hecho, el único 'pez gordo' que se desmarcó fue el Chelsea de José Mourinho.

Toni Juanmartí

El Barça tenía en su favor el hecho de ser el club extranjero favorito de un Reus que nunca ha ocultado su admiración por el conjunto azulgrana. Sin embargo, la prohibición de fichar hasta enero de 2016 siempre fue el mayor obstáculo, según informó 'Sport Bild'. La propuesta del Barça, que todavía no está descartada totalmente, era la de fichar a Reus el próximo verano pero tenerlo "congelado" hasta enero de 2016.

Menos inconvenientes en el aspecto de 'mercato' tuvieron los clubes ingleses que picaron a la puerta del representante del jugador, Dirk Hebel. El Manchester City basó su capacidad de seducción en el potencial económico, mientras que Liverpool Arsenal trataron de convencerle para que asumiera el liderazgo de sus respectivos proyectos. En ese sentido, el conjunto 'gunner' tenía el añadido de que a Reus le gusta el sistema de juego de Wenger.

También el Manchester United de Louis Van Gaal se interesó por Reus. De hecho, los 'red devils' pretendían llevarse también a Mats Hummels. Para convencer al alemán, el técnico holandés se mostró dispuesto a asumir personalmente las negociaciones para demostrarle a Reus el mucho interés que tenía en él. Sin embargo, Van Gaal y Reus nunca llegaron a tener ninguna reunión.

Tanto Barça, como City, Arsenal, Liverpool y United hicieron las cosas bien. Es decir, notificaron al Dortmund su interés por el jugador y pidieron permiso para exponerle sus planes. Algo que no hizo el Bayern de Múnich, que prefirió un juego subterráneo -tal como hizo con Götze- que indignó una vez más al Borussia.

Cuanto al PSG, el jeque Al-Khelaifi tiene entre ceja y ceja juntar a Reus con Ibrahimovic, y por eso el conjunto parisino también pujó por Marco. Sin embargo, y pese a la capacidad económica del club, Francia no ha sido nunca uno de los destinos más apetecibles para el jugador.

Por último, el Real Madrid también tuvo oportunidad de decir la suya. Todo empezó en el fichaje de Toni Kroos, cuyo representante, Volker Struth, es muy cercano al de Reus, Dirk Hebel. Florentino Pérez aprovechó las negociaciones con Struth para pedirle que 'apretara' en favor de la llegada de Reus al conjunto blanco. El dirigente blanco consideraba clave convencer al jugador lo antes posible, pues nunca vio en el aspecto económico un obstáculo.

A día de hoy, la única realidad es que Marco Reus ha renovado su contrato con el Dortmund hasta 2019, por lo que, de momento, la partida de ajedrez la está ganando el equipo de Klopp. A veces, una ampliación de contrato precede un traspaso, pero solo a veces.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil