Setién considera clave esta mini-pretemporada de 15 días

NOTICIA SPORT

El Barça no se mueve de Barcelona hasta dentro de 15 días para viajar a Nápoles

El cántabro aprovechará estas dos semanas 'limpias' para llevar al equipo al taller en los entrenamientos

Masiva presencia de jugadores del filial y del juvenil en el entrenamiento del Barça | EFE

Han pasado ya 26 días desde su llegada al Barça y Setién todavía no ha tenido un respiro. Con dos partidos por semana, el cántabro ha dado más ruedas de prensa que entrenamientos reales y solo ha podido aplicar el bisturí a través de un renovado y optimista discurso. Los compromisos ante Athletic y Betis ponen de manifiesto una mejora mental, pero hay mucho que corregir sobre el césped. Ahora, el 'staff' por fin tendrá tiempo para trabajar a fondo los desajustes del equipo, ya que los azulgranas afrontan dos semanas limpias sin moverse de Barcelona -reciben a Getafe y Eibar en el Camp Nou- antes de viajar a Nápoles para disputar la ida de octavos de la Champions. Quique considera claves estos 15 días de 'pretemporada' para que el grupo absorba sus consignas tácticas y consolide mecanismos, sobre todo en la salida de balón.

El cántabro ha utilizado ya varios sistemas (3-5-2, 4-3-3, 4-4-2...) y aún no parece haber dado con la tecla. Setién goza ahora del tiempo necesario para elegir un dibujo base y trabajarlo, aunque ya ha dejado claro en varias ruedas de prensa que no es amante de un esquema fijo. Por ahora, eso sí, la opción de tres centrales pierde fuerza. Y más viendo el preocupante nivel de un Umtiti que, salvo sorpresa, volverá a ser titular ante el Getafe, ya que Lenglet está sancionado.

Otra de las obsesiones de Quique es la construcción del juego. El equipo sufre con presiones altas pero el técnico ya avisó en su presentación: es firme en su idea de no dar nunca un balonazo. Ante tal escenario, los próximos días permitirán profundizar en dicho aspecto. "Ni los propios jugadores son conscientes de lo que serían capaces de hacer en un contexto adecuado", apuntaba Setién hace unos días. Ahora, con algo más de tiempo que entrenamientos post o pre-partido, el técnico podrá empezar a construir ese "contexto adecuado".

La tregua se agradece también en el aspecto físico. Messi lleva semanas jugando con molestias, Piqué está entre algodones y gran parte de la plantilla admite de puertas hacia dentro que falta frescura. "Hemos acabado muertos pero con los tres puntos", dijo Sergi Roberto tras el triunfo en el Villamarín.

Por último, estos 15 días también deben servir para renovar un aire muy cargado desde principios de año, cuando se destituyó a Valverde. El reciente incendio con Éric Abidal ha sido el último de varios capítulos que no han ayudado a la estabilidad del club. Para afrontar el tramo decisivo de la temporada es esencial un ambiente de calma y unidad, por lo que Setién quiere unir todavía más al grupo antes de los choques trascendentales frente a Nápoles y Real Madrid. Un mes después de su llegada, tanto el cántabro como sus pupilos por fin pueden ponerse el mono de trabajo. Dos semanas no es mucho tiempo, pero es la única concesión que hace el calendario.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil