A Ansu Fati no le viene grande el 10

El hispano-bisauguineano firmó un partido brillante en su regreso al once titular 344 días después

Marcó el 1-1 con un espectacular derechazo y forzó el penalti que certificó la remontada

Ansu Fati demostró un día más que el 10 no le viene grande. Ni siquiera le pesa el hecho de haber heredado un dorsal con tanta significación y con tanta historia después de que lo luciera un jugador que rompió todos los récords posibles. El delantero hispano-bisauguineano regresó a una alineación titular 344 días después de su última presencia, precisamente el día que sufrió aquella maldita lesión en la rodilla izquierda que le martirizó durante muchos meses, y brilló con luz propia. Fue decisivo y firmó una actuación estelar ante el Valencia.

El canterano confirmó que no ha perdido su olfato de gol ni su ambición. Tardó un par de minutos en presentar sus credenciales a la defensa valencianista, con una penetración por la banda izquierda y un remate que se marchó fuera rozando el palo.

Y diez minutos después salió al rescate de su equipo firmando el gol del empate después de hacer una pared con Memphis. Ansu arrancó desde la izquierda y tras la dejada del neerlandés batió a Cillessen con un potente disparo con la pierna derecha que se coló junto a la base del palo.

INTENSIDAD

El hispano-bisauguineano se entendió a las mil maravillas con sus compañeros Jordi Alba y Gavi, que le acompañaron por la banda izquierda. Buscó los espacios e hizo desmarques de ruptura, y jugó con intensidad tanto en defensa como en ataque, sin arrugarse nunca, pese a que le tocó medirse a jugadores como Diakhaby, Gabriel Paulista o Foulquier.

Ansu Fati redondeó su brillante partido forzando el penalti que permitió que Memphis marcase el tanto de la remontada. Gayà le derribó cuando se disponía a rematar y el árbitro no dudó, aunque la acción fue muy protestada por los jugadores valencianistas. Alguno, como Diakhaby, llegó a encararse con Ansu para recriminarle la caída, aunque el blaugrana no se amilanó. Todo lo contrario.

DUELO CON CILLESSEN

Nada más arrancar el segundo tiempo volvió a poner a prueba a Cillessen con un remate con la zurda, aunque en esta ocasión el meta neerlandés ganó el duelo, ya que desvió su remate a córner.

Consciente de que el hispano-bisauguineano se pasó casi once meses alejado de los terrenos de juego por culpa de sus problemas en la rodilla izquierda, Ronald Koeman, entrenador blaugrana, apostó por dosificarle y le sustituyó en el minuto 59. El brasileño Philippe Coutinho ocupó su lugar.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil