Ansu Fati, la gran ilusión

El barcelonismo se aferra al porvenir de Ansu y la seguridad de Koeman para volver a creer

El equipo regaló 45 minutos muy prometedores con otra intensidad y la sensación de que hay un plan

Ansu Fati: Cada oportunidad que tenga la afronto con la máximo ilusión posible | BARÇA TV

La puesta en escena de Ansu Fati tiene el pragmatismo de los jugadores determinantes. No hay un gesto impostado. No hay dedicatoria ni aroma circense. Ansu juega con la portería en la cabeza. Tiene una relación especial con el gol. Y le sobran fundamentos para lograrlos. 

Fue Valdés el que lo definió como un killer del área. Y desde entonces no para de crecer. Ahora, además, ya no pide ni permiso ni perdón, convertido en una pieza imprescindible en el equipo.

Cuesta encontrar una irrupción tan salvaje con solo 17 añosAyer trituró al Villarreal a base de velocidad, vértigo y gol. Mucho gol. Marcó dos en cuatro minutos. Puro veneno. Fue la actuación de un escogido. De un joven prodigio con tanto gol como carisma. Porque Ansu también tiene eso. Es de los que sale bien en la foto. Y provoca la fascinación de las historias extraordinarias. 

Él representa la ilusión de un Barça que, a falta de un cambio de paradigma, necesita al menos un cambio de inercia. Ansu es la gran esperanza de un equipo que ayer empezó de forma inmejorable LaLiga.

Nadie esperaba una versión tan estimulante como la de la primera parte. Había avisado Koeman que veía al equipo preparado, pero sorprendió a todo el mundo.

No fueron solo los goles, fue la marcha del equipo. La velocidad. La intensidad renovada. Y la sensación de que Koeman sabe lo que quiere y está dispuesto a tomar decisiones. 

No es poca cosa en un equipo que necesita autoestima y alguien que marque un camino tras el revés de Lisboa y el verano de Messi. En un momento de inestabilidad en el club, el héroe de Wembley es todo un bálsamo. Al menos él sí parece tener un plan. Y creer en él.  

Suárez en la memoria

El mismo día que Suárez marcó dos goles con el Atlético, el Barça dio una exhibición goleadora. A nadie debería extrañarle que siga marcando diferencias en LaLiga. Así que cada gol que marque en el Atlético no tendría que abrir el debate sobre su salida del club. Sobre todo si el equipo responde como ayer. Que no esté el uruguayo contribuirá al crecimiento de otros jugadores que ganarán galones sin el uruguayo como Ansu. 

El canterano no fue la única buena noticia del Barça. Mejoró Jordi Alba, de nuevo el lateral punzante de sus mejores días. Uno de los mejores del equipo llegando desde atrás con desmarques sin balón. Y mejoró mucho De Jong, que desde la llegada de Koeman se ha cambiado los papeles con Busquets.

Ansu Fati celebra el gol con Jordi Alba | JAVI FERRÁNDIZ

El holandés juega ahora más en la base de la jugada, se siente protagonista, se expresa con naturalidad. De Jong se siente el jefe de operaciones del centro del campo y se nota en su juego.   

El ex del Ajax será un jugador clave de este nuevo Barça. Y la única duda es si le seguirá acompañando Busquets o terminará imponiéndose Pjanic. Otra de las buenas noticias fue ver disfrutar en el Camp Nou a Coutinho.

No ocurría desde sus primeros meses en el club. Y es clave para un jugador tan anímico como el brasileño. Le acompaña un sistema donde juega de mediapunta. Y Koeman confía en él.

También en Dest, al que el barcelonismo espera con ganas, esta semana, para seguir ilusionándose.Hay ganas de ver al estadounidense en un equipo que está reuniendo mucho talento joven. Ninguno como Ansu Fati, la gran ilusión.   

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil