La única renovación pendiente en el Barça

La única renovación pendiente en el Barça

Leo Messi y Andrés Iniesta se felicitan tras ganar el Barça la final de la Copa del Rey 2016/17 frente al Alavés
Leo Messi y Andrés Iniesta se felicitan tras ganar el Barça la final de la Copa del Rey 2016/17 frente al Alavés | Joan Monfort

El capitán Andrés Iniesta finaliza su contrato en junio de 2018

Piensa cumplir su contrato y definir su futuro junto al club a lo largo de la campaña 2017/18

Una vez que el FC Barcelona anunció de manera oficial la renovación de contrato de Leo Messi, el capitán Andrés Iniesta es el único peso pesado que todavía no ha cerrado la mejora y ampliación de su actual acuerdo.

A lo largo de los últimos dos años el Barça ha blindado la columna vertebral de la plantilla y ahora toca buscar refuerzos que den un plus de calidad en las posiciones de la plantilla más vulnerables.

Andrés Iniesta confirmó a finales de 2016 que las negociaciones para la ampliación de su contrato habían arrancado. Un contrato que finaliza el 30 de junio de 2018 (tiene una cláusula de 200 millones de euros).

Aunque todo indicaba que la renovación del capitán del Barça no debería encontrar escollo alguno, las luces de alarma se encendieron cuando el propio Andrés tómo de nuevo la iniciativa para anunciar en marzo que decidía centrarse en la competición y dejaba aplazado, por el momento, el tema de su prolongación de contrato

Una vez finalizadas las competiciones, Iniesta señaló que piensa cumplir el año de contrato que le resta con el Barça y que será a lo largo de ese periodo cuando se acabe de definir por ambas partes si se llega a un acuerdo para su renovación o bien continúa su carrera lejos del Camp Nou.

Desde la óptica del futbolista, su deseo siempre ha sido colgar las botas en el Camp Nou. Pero, también, siendo útil al equipo y sintiéndose una pieza importante para el entrenador y la plantilla. Esa es la prueba, el test, al que el propio Andrés se someterá en los próximos meses.

Sin duda, el inicio de una nueva etapa con Ernesto Valverde en el banquillo (arranca el 12 de julio) es un aliciente para toda la plantilla y también para un Andrés Iniesta que llegó a La Masía en 1996 con 12 años y lleva toda una vida en blaugrana.