La Real, muy distinta a sus números

La Real, muy distinta a sus números

Imanol Alguacil dirigiendo a la Real Sociedad en el Camp Nou
Imanol Alguacil dirigiendo a la Real Sociedad en el Camp Nou | EFE

Es un conjunto alegre en su juego, valiente, ofensivo, que le gusta llevar la iniciativa

Solo ha encajado 30 goles, que le sitúan como tercer mejor equipo en defensa

Son verdaderamente curiosos los números de esta Real Sociedad, que nos indicarían qué clase de estilo de juego tiene el equipo de Imanol, pero que van totalmente en contra de lo que vemos partido tras partido.

Es un conjunto alegre en su juego, valiente, ofensivo, que le gusta llevar la iniciativa, jugar en terreno contrario, que tiene buen gusto por el trato de balón y que mira más la portería rival que la suya propia. Ese estilo nos llevaría a pensar que es un equipo goleador; pero la realidad es muy diferente, pues solo ha marcado 32 goles en 32 partidos, lo que sale a gol por partido. Muy pobre bagaje, siendo el quinto equipo menos goleador. Solo Cádiz, Alavés, Getafe o Mallorca marcan menos.

Si vamos al otro aspecto, al defensivo, solo ha encajado 30 goles, que le sitúan como tercer mejor equipo en defensa, solo superados por Sevilla y Real Madrid. Ello daría a entender que la Real es un equipo muy armado atrás, que mira más a su portería que a la del rival y que juega más en su propia mitad, renunciando a llevar la iniciativa. Y el número que le interesa al Barça es el de goles que recibe en casa, en el Reale Arena de San Sebastián, que son seis. Sí, sí, ha encajado seis goles en los 16 partidos como local, siendo el mejor conjunto en ese aspecto.

Finalmente hay que decir que fuera de casa sí encaja muchísimos goles, 24, el cuádruple de goles que como local.

IMANOL VARÍA EL DIBUJO TÁCTICO

En sus últimos compromisos parece que Imanol ha optado por modificar el dibujo, al desaparecer por diversos motivos los jugadores de banda -Januzaj, Portu, Barrenetxea y Oyarzabal- y dando entrada a un segundo delantero -Sorloth- acompañando al habitual titular, Isak. Del 4-2-3-1 o 4-3-3, ha pasado a jugar 4-4-2 en rombo, con Zubimendi por delante de la defensa, Merino y Rafinha de interiores y en la mediapunta, David Silva. Su baja, -sancionado- puede hacer volver al equipo a Januzaj, y no sería de extrañar que pusiese sobre el césped un 4-4-2 flexible, pues las veces que ha colocado a Isak en banda, con Sorloth de referencia, no ha acabado de salirle demasiado bien.

Sea el dibujo que sea, lo que está claro es que Imanol mandará a sus hombres a realizar presión alta en la salida, para incomodar al Barça, y por eso entendemos que Xavi habrá preparado alternativas para superar esa presión que se intuye realizará la Real. También le intentará discutir la posesión a los azulgranas, para llevar la iniciativa y jugar lejos de su portería.

Sin duda el gran problema de los donostiarras es el gol. Lesionado Oyarzabal, que con nueve goles era su ‘pichichi’, con un Isak muy lejos de los goles que debería lograr -lleva cinco-. Si decimos que el siguiente goleador del equipo es ya su central, Elustondo (4), y que curiosamente es suplente en los últimos partidos, se entenderán las grandes dificultades que tiene el conjunto de Imanol para encontrarse con el gol.

Tal vez la manera de jugar de la Real le pueda venir muy bien al equipo de Xavi. Puede encontrarse con muchos espacios a la espalda de Le Normand y Zubeldia, y la velocidad de los Dembélé o Adama y los desmarques de ruptura de Ferran, puede venirle mejor, que no si se encuentra un equipo replegado en bloque bajo como sucedió ante el Cádiz. La Real necesita ganar para pensar en meterse en Liga de Campeones, pero el Barça no puede perder tres partidos consecutivos, ¿o sí?

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil