Sonrisas y lágrimas en Almería

Una aparición, un fogonazo estelar, una genialidad de Leo Messi bastó al Barça para encarrilar uno de los partidos más discretos de la 'era Martino'. La máquina azulgrana pareció atrancarse después de su brillante exhibición del martes ante la Real Sociedad. El cambio de varias de sus piezas -tal y como se preveía, Martino reservó a Neymar y alineó a Bartra como central- no aportó la frescura esperada, y el equipo sufrió más de lo esperado ante un rival al que, hace tres años, goleó por 0-8 en su última visita.

Ricard López

FICHA TÉCNICA

Liga BBVA

Almería

0-2

Barça

Almería

Esteban; Nelson, Pellerano, Trujillo, Christian; Verza (Hélder Barbosa, m. 79), Marcos Tébar; Suso, Soriano (Ramón Azeez, m. 61), Aleix Vidal (Dubarbier, m. 64), y Rodri.

Barça

Víctor Valdés; Dani Alves, Bartra, Piqué, Adriano; Cesc Fábregas, Busquets, Iniesta (Jonathan dos Santos, m. 90); Pedro, Messi (Xavi, m. 28) y Alexis (Tello, m. 80).

Árbitro

Ayza Gámez, del colegio valenciano. Amonestó a Verza (m. 27) de la UD Almería, y a Bartra (m. 25) y Busquets (m. 87) del FC Barcelona.

Goles

0-1, m. 20: Messi. 0-2, m. 55: Adriano.

Incidencias

Partido correspondiente a la séptima jornada del Campeonato de Liga de la Liga BBVA, celebrado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, con 11.975 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Antonio Cintas, padre de Juan Carlos Cintas, entrenador de la UD Almería B.

Messi decidió y resolvió el duelo en la media hora escasa que estuvo en el terreno de juego. Las dolencias musculares continúan persiguiendo como un fantasma al '10' del Barça. Otra vez el maldito bíceps femoral. El mismo Leo pidió el cambio pocos minutos después de haber marcado el 0-1 en una jugada 'marca de la casa'. Recibió el balón pegado a la banda derecha, se internó hacia el centro, hizo la pared con Pedro en la frontal... y su exquisito zurdazo, ajustadísimo, se coló en la red tras rebotar en el poste. Una obra maestra (0-1, 20').

Antes de esa acción, el Barça apenas había dado señales de vida. Su lentitud, falta de fluidez y movilidad permitieron al Almería vivir con tranquilidad. Sólo un trallazo lejano de Iniesta, que obligó a lucirse a Esteban en el 5', y un cabezazo de Piqué, que salió fuera por muy poco (13'), recordaron a los andaluces que enfrente tenían al líder de la Liga.

Suerte que Messi, con su gol, sacó al Barça de su letargo y desniveló la balanza cuando las cosas pintaban mal. Pero la felicidad no fue completa ya que, apenas 4 minutos después, el número uno del mundo se rompió. Neymar salió a calentar en la banda... pero finalmente fue Xavi quien reemplazó a Leo (28'). Un cambio con el que Martino intentó dar más verticalidad y clarividencia a la medular, que buena falta hacía.

Con esta sustitución, Cesc adelantó su posición a la de falso '9' -el de Arenys se siente como pez en el agua en el sitio de Messi-, pero al Barça le siguió costando lo suyo carburar bien. Los nervios, pérdidas de balón e imprecisiones persistieron. Y una de ellas no acabó en empate de milagro, gracias a que Valdés, providencial, despejó un 'misil' de Rodri después de que el punta local dejara 'sentado' a Piqué con un quiebro en el área (44').

El panorama no cambió demasiado en la segunda mitad. El Barça no las tuvo todas consigo hasta que, poco antes de la hora de juego, Adriano, un lateral 'casado' con el gol, sentenció una rápida triangulación. Xavi asistió para Cesc desde fuera del área, el ex del Arsenal se internó por la izquierda... y su pase de la muerte al área pequeña lo remachó el brasileño a placer a la red (0-2, 55').

Sólo a partir de ese instante empezaron los andaluces a sacar la bandera blanca. El Barça 'durmió' el partido a base de toques y más toques, hipnotizando a un rival al que el cansancio pasó factura. Tello Alves, en pleno descuento, se quedaron a las puertas de marcar el tercero de la tarde.

El Barça sumó tres puntos más e hizo los deberes en la Liga antes de visitar este martes al Celtic de Glasgow en la Champions. La alegría por el triunfo contrasta con el mal sabor de boca que deja la nueva recaída de Messi. A falta de un diagnóstico definitivo que llegará este domingo, su presencia ante el cuadro escocés es una incógnita.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil