Alerta roja en defensa

Los de Ronald Koeman están destacando por su fragilidad defensiva en el inicio de esta temporada

Koeman se ha quejado en varias ocasiones de los errores que han cometido sus jugadores

Griezmann analiza la derrota en la final de la Supercopa ante el Athletic | Vamos

El mejor ataque es una buena defensa. Tantas y tantas veces hemos escuchado esta frase y ahora viene a la perfección para explicar la situación actual que vive el Fútbol Club Barcelona. Y no en el aspecto positivo. El Barça sufre mucho en defensa. Muchísimo. Cualquier equipo se ve capaz de perforar la portería de Ter Stegen. Y eso que el alemán ha protagonizado actuaciones espectaculares. Si nos ponemos a recordar, podríamos destacar una parada clave en casi todos los partidos que ha disputado el Barcelona con Ter Stegen bajo palos. Y no son pocos. Koeman es consciente de ello. Lo está intentando solucionar. Ha probado de todo pero de momento el Barça no ha encontrado la tecla.

En el mercado de verano, el Barça incorporó a Sergiño Dest y ascendió a Ronald Araujo. Ambos con el objetivo de potenciar una defensa que seguía con Gerard Piqué y Clement Lenglet como fijos en el eje de la zaga. A la izquierda, Jordi Alba era y sigue siendo un fijo mientras que con el transcurso de la temporada ha aparecido Mingueza. El jugador del Barça B ha subido en varias ocasiones al primer equipo y ha realizado unas actuaciones muy correctas pero la sombra de Piqué es demasiada elevada. Tras su lesión en el Wanda Metropolitano, muchos esperaban un paso delante de Lenglet pero el francés no ha estado a la altura de las circunstancias y el Barça echa de menos el liderazgo de Piqué. Ese papel lo está haciendo Ronald Araujo y, aunque está cuajando verdaderas exhibiciones, su juventud aún no le permite ser un líder con experiencia en las grandes citas. 

En SPORT hemos querido analizar gol a gol que ha encajado el Barça durante esta temporada para ver si es cierta la fragilidad defensiva o es solo una sensación. El Barça ha encajado 17 goles en LaLiga Santander. De estos, dos han sido desde el punto de penalti. El primero ante el Getafe que provocó la derrota de los azulgranas en el Coliseum y el segundo en el clásico ante el Real Madrid, obra de Sergio Ramos. Tras un saque de esquina, los de Koeman han recibido cuatro goles en lo que va de campeonato liguero aunque sí que es cierto que la sensación es que el Barça sufre en cada acción a balón parado que tiene el rival. Y eso lo aprovechan los rivales.

ERRORES INDIVIDUALES

De los otros goles, destacan los errores individuales. Ese gran problema del que Koeman se ha quejado en varias ocasiones. El primero en cometerlo fue Neto, en Vitoria ante el Alavés. El guardameta brasileño no se entendió con Piqué y eso costó dos puntos al cuadro azulgrana. El segundo fue de Ter Stegen, en el Wanda Metropolitano. El alemán salió hasta el centro del campo y eso provocó el único gol del partido. En el siguiente encuentro, Lenglet erró ante el Cádiz provocando el tanto de la victoria local y ante el Eibar fue Ronald Araujo el que se equivocó y propició el gol de Kike. Un sinfín de errores individuales que han propiciado que el Barça este lejos del Atlético de Madrid en la lucha por el campeonato. Los azulgranas son conscientes que tienen que mejorar en defensa si quieren luchar por todos los títulos a final de temporada. Ante el Athletic en la final también hubo errores que costaron goles y por tanto, un título. Si Koeman encuentra la tecla, el equipo lo agradecerá.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil