Y ahora, ¿qué hacer con Gustavo Maia?

Y ahora, ¿qué hacer con Gustavo Maia?

Así entrena Gustavo Maia en Brasil  | sport

El brasileño costó 4,5 millones y su primera temporada con el filial ha resultado ser un fiasco

El club le querría buscar una salida, pero será complicado recuperar ni que sea una parte de la inversión

La próxima semana deben llegar las primeras decisiones en cuanto a las altas y bajas en la plantilla del Barça B. José Ramón Alexanko lleva tiempo trabajando intensamente, aunque no haya sido presentado oficialmente ya se dejó ver en las fotografías oficiales de las plantillas, y uno de los asuntos candentes será qué hacer con Gustavo Maia.

Si a sus números en la primera temporada nos atenemos, el fracaso ha sido estrepitoso. La anterior directiva, 'avalad'a por un cuestionable informe, se lió la manta a la cabeza y anticipó un millón de euros a Sao Paulo para hacerse con la prioridad de su fichaje. Luego, y con la pandemia y los problemas económicos en su máximo exponente, debían decidir si abonar 3,5 'kilos' más o dar por perdido el primer millón. Se decantaron por la primera opción.

No alcanzó ni los 300 minutos

Aunque su andadura empezó con buen pie, destacando en la pretemporada con doblete en L'Escala incluido, la participación del brasileño fue de más a menos hasta quedarse en el ostracismo más absoluto. Titular los dos primeros partidos, los problemas en la espalda, que se han ido sucediendo durante toda la campaña, tampoco han ayudado a su integración.

Gustavo Maia apenas ha contado para García Pimienta

| sport

García Pimienta lo fue intentando hasta que arrojó la toalla. De 29 partidos oficiales jugados por el filial, el extremo brasileño participó en ocho. Ni un gol, ni una asistencia... nada. Solo 283 minutos de juego. Catorce de ellos, en el último partido de la segunda fase, con el equipo ya clasificado para el play-off, el único de los seis que jugó porque, entre otras cosas, volvieron los problemas físicos.

Ni siquiera fue convocado para el play-off

Si un dato lo resume todo es que el día que el Barça B se jugaba el acceso a la final del play-off, Gustavo Maia ni entró en la lista de 20 convocados para el partido ante el UCAM Murcia en Don Benito. El fichaje más caro que se recuerda no se sentó ni en el banquillo. La decisión de García Pimienta se debió a motivos estricamente técnicos, es decir, el jugador estaba disponible.

Con la continuidad de Pimi garantizada, mucho debería cambiar la situación para que el brasileño dé la vuelta a la tortilla y tenga máyor protagonismo en una categoría todavía más dura y competitiva que la Segunda B. La nueva Primera RFEF tendrá rivales de la entidad del Deportivo de La Coruña o el Racing de Santander si se confirma la división norte/sur y todos los puntos estarán muy reñidos.

Contrato hasta 2025

Ante esta tesitura, la idea del club es encontrar una salida 'digna', consciente de que va a ser casi imposible recuperar ni que sea una parte de la inversión, teniendo en cuenta que el Sao Paulo se lleva además un 30 por ciento de su traspaso, y que tiene contrato hasta 2025. Firmó, sin llegar nunca a ser presentado, por cinco temporadas. Brasil es donde más mercado tiene y por donde más se están moviendo los intentos, pero ni por esas. La cesión es otra de las vías, pero pocos clubs están dispuestos a asumir su ficha y el club azulgrana debería seguir afrontando una gran parte. Un dilema con difícil solución.

Temas