La agonía se alarga

El Barça firmó una primera parte para olvidar y una segunda en la que al menos pisó el área rival y buscó el partido con determinación: pero todo lo que rodea al equipo desprende incertidumbre. Y la figura de Koeman transmite cada día más fragilidad

Koeman, que fue expulsado, salva el cargo de momento, pero el Barça sigue envuelto en dudas

Sergi Roberto habló con Movistar tras el empate ante el Cádiz | Movistar

Un equipo plano y sin suerte, frustrado por el arbitraje y resignado a su destino: así pasó el Barça por Cádiz, escenario de otro partido decepcionante del equipo azulgrana, con un Koeman que más que vivir, sobrevive.

El entrenador neerlandés vivió una jornada frustrante, en la que su equipo no fue capaz de marcar. De momento continúa en el cargo, pero partidos como el que su equipo jugó anoche en el Nuevo Mirandilla no le aseguran la continuidad. Ni siquiera le ayudan a que Joan Laporta le reitere el apoyo que tanto reclama el entrenador. La agonía continúa.

En el entorno del equipo sigue flotando el mantra de esta temporada: ‘esto es lo que hay’. Y de momento, no hay remedio a la vista. El Barça quiere, pero no puede. Ha perdido presencia, capacidad de generar juego y sobre todo, gol. Lo que antes fluía con cierta facilidad ahora cuesta un mundo: sin Leo Messi, la capacidad goleadora del equipo se ha visto tan rebajada que solo partidos como el de anoche demuestran la nueva realidad del Barça. Memphis, por ejemplo, bordeó el gol en varias ocasiones, pero le faltó acierto y puntería. Es un buen delantero, pero no es un ‘killer’.

Piqué, cabizbajo tras el partido ante el Cádiz

| Valentí Enrich

VÍCTIMA DE JONG

En un partido de arbitraje plácido, Del Cerro Grande irrumpió con lo peor que puede aportar un árbitro al fútbol, el afán de protagonismo: la víctima fue Frenkie de Jong, expulsado por dos amarillas muy discutibles. No intervino el VAR -solo entra cuando la expulsión es directa-, circunstancia que alimenta las dudas sobre la idoneidad de la herramienta. El árbitro completó su actuación expulsando a Koeman en el tiempo añadido.

En un contexto tan deprimente, hubo algunos brotes verdes: el joven Gavi fue titular por primera vez en la medular y jugó con la soltura de un veterano. Nico, Demir y Riqui Puig también tuvieron minutos.

Otro detalle para la esperanza tuvo que ver con el carácter, el que demostró el equipo cuando las cosas se complicaron: expulsado De Jong, el equipo se lanzó a por la victoria sin red y sin espejo retrovisor. Al menos quedó la rabia.

Lo mejor: Ter Stegen por fin cierra la puerta

En el mismo escenario en el que protagonizó un error grave el año pasado, Ter Stegen obtuvo la primera portería a cero del curso. El alemán cuajó un buen partido y salvó al Barça cuando más apretaba el Cádiz, especialmente en la segunda parte.

Lo peor: Coutinho, otra vez decepcionante

Entró en el descanso con el objetivo de resucitar al equipo después de una primera mitad realmente triste, pero el brasileño no fue capaz de reanimar al equipo ni de participar en alguna acción decisiva. Lo intentó, pero volvió a ser un jugador intrascendente. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil