Sport.es Menú

54.480 espectadores (y el perro Bander) disfrutaron de una noche especial

El Barça echó mano de la imaginación, y de la generosidad del socio, para que el Camp Nou no pareciera el Estadio Internacional de Yokohama, silencioso como un cementerio. Media hora antes de empezar el partido, los accesos al Estadi estaban llenos de gente que, sonrisa en boca e invitación en mano, llegaban para disfrutar del Barça.

Ivan San Antonio

Muchos de ellos lo hacían por primera vez y, pese a que el partido se jugó a las diez de la noche, acompañados por niños. En total fueron 56.480 los espectadores que se acercaron para ver el espectáculo que ofreció el equipo de Pep Guardiola. El ténico quiso corresponder a todos los que apoyaron desde la grada al equipo con una alineación de lujo en la que solo Isaac Cuenca tenía ficha del B, pese a que, a todos los efectos, es futbolista de la primera plantilla. Máximo respeto a la afición y máximo respeto a L¿Hospitalet.

La más de media entrada que presentó el Estadi se debió, eso sí, a la Diada del Soci Solidària, que evitó un Camp Nou desangelado, puesto que sin ella poco más de 21.000 socios hubieran ocupado sus localidades. Más de 33.000 personas de las 54.000 que acudieron lo hicieron invitadas por un total de 484 entidades y asociaciones. Espai Àfrica, Càritas, la Fundació Síndrome de Down, Creu Roja o el Casal de l¿Infant del Raval fueron algunas de las asociaciones que utilizaron las localidades liberadas por los socios abonados.

Una de ellas, ONCE, estuvo representada por su director en Catalunya, Xavier Grau, que vino acompañado por su perro lazarillo. Bander, que así se llama el can, se comportó como un señor en un palco abarrotado de autoridades de todo tipo y diez socios que liberaron su asiento y fueron agraciados con diez localidades de palco gracias a un sorteo. Balder ladró con cada gol del Barça como un culé más. Sus aullidos se mezclaron con los gritos de Barça, Barça que, sobre todo en la segunda parte y a modo de gracias por el espectáculo, se oían en la grada. Incluso pareció unirse a la ola con sus patitas cuando el Camp Nou explotó de alegría con el sexto gol, obra de Isaac Cuenca.

Valió la pena disfrutar del último partido del año en el Estadi, donde el equipo nunca se deja nada en el vestuario. Los más de 33.000 no habituales, además, siempre podrán decir que vieron jugar a un chaval por la banda que responde al nombre de Cristian Tello y que, a poco que gane regularidad, se unirá a la fiesta que han montado los canteranos desde que Pep Guardiola habita en el banquillo. La goleada se pudo disfrutar desde casa, sí, pero no es lo mismo. El fútbol, como dicen los sabios, se ve en el campo o en el bar. El partido de ayer fue de los que se disfruta en el campo y se remata después con una cerveza en la mano.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil