Las 10 lecciones del Bayern-Barça

Las 10 lecciones del Bayern-Barça

El Bayern de Múnich se llevó la victoria ante el FC Barcelona con dos goles, a pesar de que el resultado no reflejó la realidad del partido. | TELEFÓNICA

El partido en el Allianz dejó muchas lecturas, tanto positivas como negativas

La mentalidad, la falta de oficio o el balón parado, temas a analizar por el equipo

Cuando Xavi dijo en la previa que, pasara lo que pasara, no podrían sacarse conclusiones se refería a conclusiones grandilocuentes que tienen por respuesta el típico "ni ahora somos tan buenos, ni antes éramos tan malos" o viceversa.

El Barça perdió, pero la imagen que dejó en el Allianz Arena es absolutamente opuesta a la que había ofrecido en las últimas debacles europeas.

Pasaron tantas cosas en Múnich que hay que detenerse en cada una de ellas para insistir en las que se hicieron bien y corregir las que se hicieron mal.

PULGAR HACIA ARRIBA

El Barça se había alejado tanto de la Champions que, incluso perdiendo, da síntomas evidentes de que está volviendo... si no lo ha hecho ya.

1. Mentalidad

Sin complejos, sin miedo y valiente. El Barça dejó atrás todo aquello que, durante los últimos años, había vivido en Turín, Roma, París o Liverpool, goleadas y derrotas desgarradoras que habían causado una herida profunda en el amor propio del vestuario blaugrana. No es ninguna casualidad que, de quienes vivieron desde el césped el 2-8 de Lisboa, solo repitieran Ter Stegen y Sergio Busquets. Xavi ha inyectado mentalidad competitiva desde el banquillo, esa ambición que no permite relajarse y que, sumado a la llegada de futbolistas sin hipotecas, ha enterrado las peores pesadillas culés.

2. Posesión

Recuperada la mentalidad, también había que recuperar el balón, sin el que el Barça se convierte en un equipo menor. El Barça fue capaz de robarle la pelota al Bayern en el Allianz Arena con una posesión del 53%, por el 47% de los alemanes. Para valorar esta barbaridad en su justa medida, solo es necesario ver la media de posesión del equipo bávaro en la anterior edición de la Champions, un 63,3%. De hecho, fue el equipo, por encima del Manchester City, que más balón tuvo. En la Bundesliga su media alcanza el 68%. Si el Barça es capaz de robarle el balón al Bayern en Múnich, es capaz de hacerlo con cualquier equipo.

Algunas de las palabras del técnico después del partido ante el Bayern | Movistar

3. La defensa del primer tiempo

La exhibición defensiva que ofreció el equipo en la primera mitad fue de época. Xavi sorprendió, de forma relativa, con la presencia de Marcos Alonso en el once y el madrileño rindió a un nivel espectacular en el que fue su primer partido de titular. También Christensen, que llevaba un tiempo fuera, fue una apuesta acertada junto a Araujo, que tuvo mucho trabajo con Koundé para frenar a Davies. El Bayern no creó ocasiones y prácticamente no llegó con peligro. El trabajo fue excelente desde la línea de presión hasta la contención en el área blaugrana. En la segunda mitad no tuvo continuidad.

4. Gavi y Pedri, doctorados

Xavi e Iniesta dejaron un vacío en la zona de los interiores que no ha podido llenarse hasta contar con la presencia de dos futbolistas que están llamados a hacer historia como antes la hicieron sus predecesores. Fue, seguramente, el mejor partido que nunca hayan jugado juntos y, lejos de sentirse cohibidos por el escenario y la competición, Pedri y Gavi exhibieron personalidad, carácter y competitividad a una edad impropia para ello. Los bávaros eran incapaces de igualar su ritmo. A este nivel, no tienen competencia.

5. Ocasiones generadas

Enlazando con el punto anterior, gran parte de la culpa de las muchas ocasiones que generó el Barça en la primera mitad, pero también en la segunda, tuvo su origen en el trabajo defensivo y ofensivo de Gavi y Pedri. Desde la medular y a través del juego interior, Lewandowski pudo plantarse en el área de Neuer con opciones claras de gol. El Bayern recibió hasta diez remates blaugranas en la primera mitad y el total del partido fue de dieciocho disparos a puerta.

Lewandowski no tuvo su noche ante el Bayern: las ocasiones falladas por el delantero polaco | TELEFÓNICA

PULGAR HACIA ABAJO

No todo fueron buenas noticias en el Allianz Arena, donde el Barça también cometió errores, algunos graves, que acabaron costando la derrota.

1. La falta de oficio

El Barça es un equipo en construcción y se nota. También es un equipo joven y eso, en escenarios como el del Allianz, se paga. De hecho, una de las quejas del cuerpo técnico respecto a sus futbolistas es, precisamente, la poca calle de algunos futbolistas. A Busquets nadie tiene que enseñarle nada en ese sentido, pero es incomprensible cómo Sané puede meterse hasta la cocina sin que medie una falta táctica que frene el peligro. Este defecto, que se pule con el tiempo y aprendiendo de los errores, también se vio en la toma de decisiones, sobre todo en el ataque por las bandas.

2. La desconexión se paga

Fueron solo diez minutos, suficientes como para que el Bayern se llevara los tres puntos y el Barça acabara con cara de tonto por no haber sabido plasmar en el marcador su superioridad sobre el terreno de juego. El equipo había arrancado la segunda mitad como había dejado la primera, pero, tras encajar el 1-0 a la salida de un córner, estuvo diez minutos tirado en la lona y los bávaros aprovecharon para hacer el segundo e incluso podrían haber marcado alguno más. Los blaugrana no reaccionaron al golpe y eso es algo que deberán estudiar porque la Champions no perdona, mucho menos en las eliminatorias.

Pedri se lamenta ante el Bayern

| David Ramírez

3. Jugadas a balón parado

Que el Barça no marca de falta desde que echaron a Messi es una maldición que costará de superar. Ayer tuvo una Lewandowski, que quería marcar ante su antigua afición, pero en una posición para un zurdo, por lo que seguramente habría sido mejor que disparara Marcos Alonso, un especialista que lo demostró en el Chelsea. Eso en cuanto al ataque, aunque peor estuvieron en defensa. Ter Stegen se quedó a media salida en el gol de Lucas Hernández, que entró solo por una desconexión de Marcos Alonso. Cada saque de esquina hacía sufrir.

4. Dembélé y Raphinha

No fue el mejor partido de ambos. No supone ningún tipo de preocupación porque, además, están siendo dos de los jugadores más destacados del Barça esta temporada. Sí hará bien Xavi, sin embargo, en corregir sus acciones de cara a lo que queda de la fase de grupos y, sobre todo, en el partido de vuelta ante el Inter. El cuerpo técnico les da libertad para buscar el uno contra uno, aunque en zonas en las que no comprometan al equipo, algo que ayer sucedió de forma continua.

5. Errores en la definición

Si Robert Lewandowski dispara siete veces, lo más normal es que tres de ellas, por lo menos, besen la red. Nada que objetar al polaco, cuyo inicio de campaña está siendo espectacular a nivel goleador. Sí deberán mejorar sus estadísticas quienes acompañan a Robert. Pedri tuvo una ocasión clarísima que acabó en el palo, mientras que Raphinha disparó tres veces y le está costando encontrar puerta. La efectividad en la Champions es también una virtud imprescindible si se quiere llegar lejos.