Ribera: "Vamos a tener que trabajar duro frente a Polonia"

La Selección española de balonmano depende de sí misma para clasificar a semifinales

El combinado polaco es colista del grupo, con solo un empate

Jordi Ribera, durante el partido ante Noruega
Jordi Ribera, durante el partido ante Noruega | EFE

El seleccionador español de balonmano, Jordi Ribera, advirtió de que Polonia, pese a no tener nada ya nada en juego "no va a regalar nada" al conjunto español, que tendrá que trabajar "duro" para lograr el triunfo que necesita para sellar su clasificación para las semifinales del Europeo de Hungría y Eslovaquia. Tras la derrota frente a Noruega, al combinado hispano le sirve una victoria ante Polonia, y una derrota de los nórdicos para pasar como primera de grupo.

"Evidentemente Polonia no nos va a regalar nada y vamos a tener que trabajar duro para poder ganar", señaló Ribera en declaraciones difundidas por la Federación Española.

En este sentido, el preparador español destacó las dificultades que entrañará derrotar a un equipo "muy creativo en ataque" y que posee además una gran capacidad de lanzamiento exterior. "Es un equipo muy creativo en ataque que combina en la primera línea jugadores con lanzamiento exterior con otros muy habilidosos, que pueden actuar tanto de extremos como de laterales y que juegan muy bien con el pivote", indicó Ribera.

Una circunstancia que obligará a España a estar muy atenta en defensa para poder controlar los movimientos de la gigantesca pareja de pivotes que conforman Maciej Gebala y Kamil Syprzak, un jugador de 2,07 metros de altura: "Tienen pivotes muy grandes que se colocan por delante de los defensores y eso les permite muchas veces ganarte la posición", alertó el técnico español.

Hecho que llevó a Jordi Ribera a destacar la importancia del trabajo defensivo, que como insistió una y otra vez el seleccionador tiene que ser el punto "fuerte" del equipo español: "Nuestro fuerte tiene que seguir siendo la defensa, es ahí donde nos tenemos que sentir seguros y arropar a nuestros porteros para poder salir al contraataque", indicó Ribera.

Un veloz juego de contragolpe que se antoja la mejor fórmula para evitar la fornida defensa polaca, que no dudará en recurrir a los continuos contactos para interrumpir el juego ofensivo del equipo español.

"Es un equipo grande que si consigue configurar su defensa utiliza mucho el contacto, por lo que tendremos que cuidar mucho la posesión del balón, si no queremos darle posibilidades de salir al contraataque, porque también son un equipo rápido", concluyó Ribera.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil