Sport.es Menú

Nueva exhibición azulgrana en la gran fiesta de las escuelas en el Palau

El Barça ha pasado por encima del BM Sinfín en la 11ª jornada liguera (45-21)

Los de Xavi Pascual afrontarán el sábado la visita del Flensburg en un gran momento

Abel Serdio anota un tanto de bellísima factura
Abel Serdio anota un tanto de belllísima factura | VALENTÍ ENRICH

En la gran fiesta de las escuelas y los aficionados más pequeños, este martes en el Palau el FC Barcelona se ha empleado a fondo para pasar por encima del Liberbank Cantabria BM Sinfín (45-21).

FICHA TÉCNICA

LIGA ASOBAL

FCB

45-21

CAN

FC BARCELONA, 45

(22+23): Pérez de Vargas (p.), Ludovic Fabregas (4), Abel Serdio (6), Dika Mem (2), Aron Palmarsson, Aleix Gómez (5, 3p.), Àlex Pascual (4) -siete inicial-, Kevin Möller (p.s.), Luka Cindric (4), Aitor Ariño (7), Raúl Entrerríos, Lasse Andersson (3), Mamadou Diocou (7), Timothey N'Guessan (1) y Jure Dolenec (2).

LIBERBANK CUENCA BM SINFÍN, 21

(6+15): Mile Mijuskovic (p.), Alejandro Blázquez (1), Ángel Basualdo, Ander Torriko (8), Darko Dimitrievski, Jorge Silva (2), Carlos Lastra (4) -siete inicial-, Sergio Rosa (p.s.), Ángel Iglesias (2), Nacho Vallés (4, 3p.), Nicolás Zungri y Leo Alonso.

ÁRBITROS

Enric Escoda y Roland Sánchez (catalanes). Excluyeron dos minutos a los locales Lasse Andersson (25:02), Abel Serdio (25:24) y Dika Mem (47:52); y a los visitantes Ángel Basualdo (9:56 y 38:12), Nicolás Zungri (22:57), Nacho Vallés (41:26 y 57:45), Darko Dimitrievski (42:29) y Alejandro Blázquez (52:25).

MARCADOR CADA 5'

3-0, 6-2, 10-3, 14-4, 18-5, 22-6 (descanso), 26-7, 29-11, 32-13, 36-16, 41-18 y 45-21 (final).

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la 11ª jornada de la Liga Asobal de balonmano disputado en el Palau Blaugrana de Barcelona con entrada gratuita ante 3.061 espectadores.

En un horario tan poco habitual como las 12 de la mañana, el club ha querido dedicar el choque a los clubs y a las escuelas, que han poblado con más de tres millares de chavales las gradas en una jornada festiva.

Tan solo tres días después de derrotar al Aalborg en la Champions por 44-35 y a cuatro días de recibir al Flensburg, los blaugrana se han tomado el partido como un exigente entrenamiento y han jugado a tope.

El Barça, sin concesiones

La primera parte fue notable. Ante un cuadro cántabro que trató de realizar ataques largos, el Barça se dedicó a pertrecharse en defensa y a salir a la contra sin solución de continuidad.

A ello ayudó también la gran labor de la portería, ya que tanto Gonzalo Pérez de Vargas (5/8) como Kevin Möller terminaron el primer acto por encima del 55% de efectividad.

Centenares de jóvenes aficionados, a las puertas del Palau | VALENTÍ ENRICH

Con esas premisas, la diferencia no paró de aumentar desde que los locales comenzaron el envite con cinco tantos seguidos, los dos primeros de Àlex Pascual al contragolpe (5-0 en el 6').

La 'magia' de Cindric

El ingreso de Luka Cindric resultó espectacular. El croata anotó dos golazos tras sendas acciones técnicas para enmarcar y regaló otro a Abel Sergio con un pase sensacional (10-2 en el 14').

El BM Sinfín logró frenar durante unos  minutos el vendaval gracias a dos tantos desde siete metros de Nacho Vallés (14-5 en el 20') antes de otro arreón azulgrana.

Con Aitor Ariño como estilete, el vigente campeón volvió a correr ante un rival desarbolado que perdía por 16 goles al final de los primeros 30 minutos (22-6).

La renta no paró de crecer

Tres goles seguidos de Fabregas aumentaron la  ventaja local hasta los 20 tantos (29-9 en el 37'), pero a partir de ahí los visitantes enlazaron varios ataques buenos que les permitieron frenar la hemorragia (30-13 en el 41').

Los más pequeños lo han pasado en grande en el Palau | VALENTÍ ENRICH

Sin embargo, las exclusiones de Nacho Vallés y de Darko Dimitrievski volvieron a decantar el choque del lado local y a diez minutos del final volvieron los 20 goles (36-16).

En la recta final del choque, un magnífico Mamadou Diocou tomó la responsabilidad para culminar las contras y acabar como máximo goleador del equipo con siete goles, uno menos que el visitante Ander Torriko.

Ese empuje del canterano fue clave para que el Barça terminase imponiéndose por la máxima renta en un choque que terminó con un escandaloso 45-21. Lo del sábado ante Flensburg será otro cantar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil