Sport.es Menú

Lasse Andersson: "El único que me ha metido prisa he sido yo"

El danés confía en recuperar su mejor nivel ahora que regresa la competición para el Barça Lassa

"Tras un año y medio fuera, ahora intento disfrutar más cada momento", asegura Lasse Andersson

Lasse Andersson, en la Ciutat Esportiva con SPORT
Lasse Andersson, en la Ciutat Esportiva con SPORT | VALENTÍ ENRICH

Superado el calvario que le hizo pasar dos veces por el quirófano y lo mantuvo prácticamente una campaña y media alejado de las pistas, Lasse Andersson afronta con optimismo la fase decisiva del curso.

El escandinavo explicó a SPORT que ahora se plantea las cosas con más calma y no se pone plazos. Por cierto, que los efectos colaterales del Mundial le harán jugar mucho en los primeros partidos, empezando por este viernes en el Palau ante el BM Alcobendas en el regreso de la Liga Asobal. 

¿Cómo se encuentra?

Pues muy bien en todos los sentidos.

¿Vio la final del Mundial?

Sí, con mi novia. Estoy contento por los jugadores. Me habría encantado estar ahí, pero he vivido dos años  muy duros. Después no jugué como quería y me he quedado sin Mundial.

¿Se ha aburrido en este mes y medio sin competición desde la Copa Asobal?

Me ha venido bien descansar un poco, aunque ves los partidos por la tele y te sabe mal no estar allí. A mí me gusta entrenar e ir al gimnasio, así que no me he aburrido nada.

¿Le ha venido bien para recuperar la confianza?

He tenido tiempo para pensar. En los últimos meses lo he querido hacer todo demasiado rápidamente y me ponía metas muy cortas. Tenía que ser el domingo. Si no salía, me decía, pues el miércoles… Era algo solo mío. Ahora estoy mejor, más relajado.

¿Sufrió mucho el año y medio de recuperación por su doble lesión?

No te imaginas. Llegué al Barcelona, me adapté rápidamente y enseguida me sentí parte del equipo. Después pasó lo que pasó y al final no dejaba de estar solo en un país extranjero con el único apoyo de mi novia. Mis amigos y mi familia están lejos. Fue muy duro.

¿Le ha hecho madurar más?

El balonmano siempre ha sido parte de mi vida. De pequeño jugaba con los mayores, gané los campeonatos daneses, me fichó el Barça... Todo era perfecto,  porque yo siempre deseé jugar aquí. Uno no sabe qué va a pasar mañana. Después de un año y medio fuera, ahora trato de disfrutar más cada momento.

Cuando fichó, tuvo que dejar lateral izquierdo para jugar de central y ahora ha regresado al lateral. ¿Cómo lo lleva?

Bien. Me gustan las dos posiciones. Hasta los 17 ó 18 años jugué de central y después pasé al lateral. No es un problema. Además, hoy las posiciones cambian todo el rato. Estoy aquí para jugar donde me necesiten. 

¿Está preparado para asumir mucho protagonismo, sobre todo en estos primeros partidos?

Estoy listo y tengo más confianza. Y soy feliz, que también es importante. Tengo las mismas ganas de siempre y sé controlarlas mejor. ¿Sabes? En mi vida personal he estado bastante más inestable y eso reflejaba después en la pista. 

¿Qué le dice Xavi Pascual?

Él siempre me ha dado confianza y me insiste en que no tenga prisa. Lo  mismo que Barru y los compañeros. El único que me he metido prisa he sido yo. Siempre he sido superexigente conmigo y eso me ha perjudicando en los últimos meses.

¿Qué objetivo se plantea hasta el final de temporada?

¡Ninguno! El día a día, disfrutar.  Llevaba muchos meses poniéndome plazos y no puedo hacer más en la pista ni en casa, con la  comida, cuidándolo todo. No  puedo exigirme más.

¿Le preocupa que el equipo acuse el Mundial tras una excelente primera mitad de curso?

Los internacionales vuelven con la cabeza en sus clubs y sabemos que nuestro plan de trabajo y de juego ha ido muy bien. No hay que cambiar nada,  porque funciona. Solo tenemos que retomar la confianza que teníamos antes. Además, ningún jugador puede estar al cien por cien toda la temporada y somos muchos. 

Esos internacionales jugarán el viernes con un solo entrenamiento...

Sí, pero nuestro plan de juego no ha cambiado en absoluto. Los jugadores hacen otras cosas con sus selecciones, pero cuando lleguen aquí tienen muy claro cómo jugamos.  Es más un problema de cabeza, porque ha sido un mes muy largo para los que han jugado el  Mundial y prácticamente no han tenido descanso. No hay que alarmarse, de verdad.

¿Qué importancia tiene la Champions en este vestuario?

En el Barça, la Final Four es siempre un objetivo. Ese objetivo no cambia nunca y el ambiente en el grupo tampoco.  Cada año cuando volvemos en agosto es igual, hay que llegar a Colonia. Cada victoria nos ha ido dando más confianza. Faltan cinco meses y el viernes hay un partido, el  martes otro… O consigues saborear cada día o te vuelves loco. Y lo llevamos bastante bien. No puedes estar toda la temporada pensando en finales de mayo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil