España no quiere esperar más para sellar su presencia en los cuartos

España no quiere esperar más para sellar su presencia en los cuartos

Carmen Martín, en una acción del partido
Carmen Martín, en una acción del partido | sport
EFE

Un empate ante Croacia les vale a las Guerreras para pasar de ronda

El combinado nacional deberá minimizar las numerosas pérdidas de balón que sumó ante Japón

La selección española femenina de balonmano no quiere esperar más y tratará de certificar este viernes (20.30H) la clasificación para los cuartos de final del Mundial de España con un triunfo sobre Croacia, en un encuentro en el que le bastaría con un empate para sellar su billete a los cruces.

Para ello, el conjunto español deberá minimizar las numerosas pérdidas de balón que sumó ante Japón, en un encuentro en el que las "Guerreras" se dejaron arrastrar por el vertiginoso ritmo de juego que proponen las asiáticas.

Las de José Ignacio Prades podrían verse beneficiadas por el más ortodoxo estilo de juego de las balcánicas, que llegan a la cita con sus principales figuras cargadas de minutos.

Una circunstancia que se ha visto agravada por las bajas sufridas por el equipo croata, que una vez arrancada la competición tuvo que prescindir de jugadoras como las laterales Camila Micijevic e Ivana Dezic y la central Dora Krsnik, tras dar positivo por coronavirus.

Especialmente significativa es la ausencia e Micijevic, una pieza fundamental para entender la medalla de bronce que la selección croata se colgó en el último Campeonato de Europa.

Mal haría, sin embargo, el conjunto español en confiarse ante las balcánicas, que siguen contando en sus filas con estrellas de la talla de la portera Tea Pijevic o la pivote Katarina Jezic, la jugadora sobre la que se sustenta todo el entramado defensivo.

Argumentos suficientes para que las croatas lleguen con vida al encuentro con España en la lucha por acceder a los cuartos de final, tras doblegar el pasado miércoles por 28-22 a Argentina en un choque en el que las de Nedad Sostaric tan sólo concedieron un gol a las sudamericanas en los últimos diez minutos de juego.

Todo un aviso para el conjunto español, que deberá recuperar la precisión en el juego ofensivo que exhibió durante la primera fase del torneo y que le permitió limitar al máximo las pérdidas de balón, habitual talón de Aquiles de las "Guerreras".

En esa tarea no sólo jugarán un papel fundamental las centrales Alicia Fernández, que poco a poco va adquiriendo el tono competitivo tras perderse por lesión las dos primeras jornadas, y Silvia Arderius, sino también jugadoras como la lateral Almudena Rodríguez, que ya fue decisiva en la victoria (28-26) sobre Japón.

La clave para el equipo español volverá a estar en defensa, en la que José Ignacio Prades no sabrá hasta el último momento si podrá contar con la pivote Eli Cesáreo, que no pudo disputar el encuentro con Japón aquejada de un "pequeño" esguince en el tobillo derecho.

Con o sin Cesáreo, la selección española deberá mostrar la misma intensidad defensiva que le ha permitido contar su partidos por victorias y que encarna como poca, la extremo Maitane Etxeberria, una de las grandes noticias del equipo español en lo que va de campeonato.

Sin olvidar a la portera Silvia Navarro, el pilar sobre el que se sustenta la defensa de un equipo español que no quiere esperar más e intentará sumar ante Croacia el punto que necesita para asegurare un puesto en los cuartos de final, el objetivo mínimo con el que las "Guerreras" comenzaron el torneo.

Temas