El Barça rompió una maldición y batió un récord en Colonia

El Barça rompió una maldición y batió un récord en Colonia

El Barça sigue reinando en el balonmano
El Barça sigue reinando en el balonmano | FCB

El cuadro azulgrana es el primer equipo que consigue revalidar la Champions League en el Lanxess Arena

Fue el undécimo entorchado barcelonista y el cuarto en Colonia, rompiendo el empate a tres con el Kiel

En una épica final, el Barça se impuso en la tanda de penaltis al Lomza Vive Kielce de los Dujshebaev para conquistar la undécima Champions de la historia de la sección y ampliar un poco más la ventaja respecto a su cada vez más lejano perseguidor, un Gummersbach alemán que suma cinco pero que no la gana desde 1983 cuando dejaron en la cuneta precisamente a los blaugranas.

Este gran éxito a nivel de club supone la continuidad de un proyecto de sección pese al tórrido verano pasado con la marcha tanto de Xavi Pascual como de David Barrufet y encumbra la figura de un Carlos Ortega que supo apretar los dientes en los momentos más complicados para alcanzar el Olimpo.

La parada de Gonzalo Pérez de Vargas en el penalti de Álex Dujshebaev en la tercera ronda de lanzamientos y el gol de Ludovic Fàbregas dieron el ansiado título a un Barça que ha batido dos registros de una tacada a orillas del Rhin, justo al otro lado de la emblemática Catedral de Colonia.

Desde que la EHF decidió que de cara a la campaña 2009-10 la máxima competición continental se decidiría con una Final a Cuatro en lugar de a ida y vuelta como hasta la fecha y eligió también Colonia como sede con el imponente Lanxess Arena, regía una maldición en el torneo.

El caso es que ningún equipo había conseguido alzar el título dos temporadas consecutivas ni siquiera acceder a la final. El primero que optó a hacer historia en este apartado fue el Kiel, campeón en la campaña 2011-12 ante el desaparecido Atlético de Madrid (26-21 en la prórroga) y KO en la siguiente edición en 'semis' frente al Hamburgo (33-39).

Carlos Ortega es uno de los grandes triunfadores de este Barça

| EFE

En la Final Four 2016-17 de infausto recuerdo, el Vardar macedonio remontó de manera incomprensible la semifinal ante el Barça (26-25) y completó su machada en la final contra el PSG (23-24), pero al año siguiente no pudieron en la semifinal con un Montpellier (27-28) que acabaría alzando el título.

Por fin, el Barça ha roto este extraño gafe con su segundo alirón consecutivo en el Lanxess Arena: el primero el año pasado con Pasqui en el banquillo y con un paseo en la final (36-23 frente al Aalborg danés) y el segundo este domingo con Carlos Ortega en un partido no apto para cardíacos contra el Kielce polaco de los Dujshebaev en los penaltis.

De forma paralela a su undécimo entorchado, el conjunto barcelonista también ha roto el empate a tres que mantenía con un THW Kiel al que noqueó el sábado en la segunda semifinal (30-34) y ya suma cuatro para erigirse también en el club con más títulos en el Colonia.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil