Sport.es Menú

El Barça consigue el tercer título de la temporada

Ganó la Supercopa Asobal tras imponerse al Cuenca por 22-33

Los de Xavi Pascual fueron superiores a un Cuenca que aguanto media parte

El Barça, cacmpeón de la Supercopa Asobal
El Barça, cacmpeón de la Supercopa Asobal | FCB

El FC Barcelona ya tiene el tercero. De momento se van cumpliendo todos los objetivos de este inicio de temporada y Xavi Pascual ve cómo sus hombres, unos días con más acierto y otros con menos -normal al inicio de temporada- van acumulando victorias a la par que trofeos y lo más importante, van creciendo como equipo

FICHA TÉCNICA

Supercopa Asobal

CUE

22-33

FCB

Liberbank Cuenca

(11+11): Leo Maciel; Dutra (4, 1p), Vainstein, Doldán (1), Natan Suárez (2), Moscariello (6) Fekete -siete inicial-, Samuel Ibáñez (p) (1), Lindblad, Baronetto, Hugo López (1), Thiago Alves (3), Marrochi (1), Eskericic (1) y Sergio López (2).

FC Barcelona

(16+17): Pérez de Vargas; Víctor Tomás (4), Aitor Ariño (3), Petrus, Cindric (5), Palmarsson (3), Fábregas (3) -siete inicial-, Moller (p), Raúl Entrerríos, Sorhaindo (2), Andersson, Aleix Gómez (2), Dolenec (6, 1p) y Dika Mem (5).

Marcador cada 5 minutos

2-4, 3-6, 6-8, 8-12, 11-14, 11-16, descanso, 14-18, 15-20, 18-23, 20-17, 21-30 y 22-33.

Árbitros

Raluy López y Sabroso Ramírez. Excluyeron, por parte local, a Lindblad (2), Marrochi, Thiago, Dutra y Natan Suárez. Por parte visitante, a Petrus (2) y Palmarsson.

Incidencias

Partido correspondiente a la Supercopa de España disputado en el polideportivo El Sargal, que registró un lleno con 2.000 personas y entradas agotadas.

La Supercopa Asobal era el siguiente round tras ser campeones de la Supercopa de Catalunya y de la SuperGlobe. En frente esperaba un Cuenca que ha dado un paso adelante. Ya la campaña pasada mostró que quiere consolidarse en la parte de arriba de la Liga y llegando a la final de la Copa del Rey puso la guinda a una gran temporada.

Pascual avisó de que habría que trabajar si querían llevarse el trofeo y más aterrizando en Cuenca tras pocos días de descanso tras  un targo viaje a Arabia Saudita.

El Barça salió mentalizado de todo ello y pese a que el Cuenca, efectivamente, salió a morder, a buscar las pocas fisuras que muestra el FC barcelona en su juego para intentar dar la sorpresa. Pero no lo consiguieron.

El Barça se impuso por 22-33 y suma ya su 22ª Supercopa Asobal, lo que le hace que sean propietarios de un lingote de plata.

Un Cuenca respondón

El Barça, con 157 títulos contemplando su palmarés, se encontró con un Cuenca respondón en la primera mitad. Los de Xavi Pascual no conseguían desprenderse del rival, aunque siempre fue por delante con ventajas de 2-3 goles. La férrea defensa azulgrana y las paradas de Gonzalo Pérez de Vargas desgastaban poco a poco al conjunto conquense que en los últimos 10 minutos empezó a pagar el cansancio. Al descanso se llegó con  11-16, un mundo para el Cuenca.
  

Dominio azulgrana

Con un Cindric que volvió a mostrar el porqué de su fichaje con un partidazo, el FC Barcelona pisó el acelerador en la segunda mitad. Pese a que no fue un partido a ritmo trepidante, poco a poco los azulgranas iban tomando ventajas más amplias (14-19, 37’). 

El duelo entró en una fase de nerviosismo, donde Lidio Jiménez mostraba sus quejas una y otra vez y con el público totalmente volcado con los suyos.

El Barça seguía a lo suyo y con 16-23 en el minuto 43 parecía que estaba sentenciado. Pero el Cuenca tomó aire con un parcial de 0-3 (18-23). Nueva fase de embarullos, gritos, nervios y quejas que Xavi Pascual atajó con un tiempo muerto para calmar los ánimos.

La salida de nuevo a pista de Cindric se notó de nuevo. ¡Qué pedazo de jugador ha fichado el Barça! No falla en el tiro, visión de pase, dirección, amagos... es infalible. 

Aleix Gómez en pista

Xavi Pascual puso en pista a Aleix Gómez, una gran noticia que el extremo esté ya recuperado, y el Barça que lograba en el 21’ la máxima diferencia del partido con, como no, otro gol de Cindric (20-28).

Lidio Jiménez, muy enfadado, pidió dos tiempos muertos prácticamente seguidos para intentar subsanar el descosido en el que se estaba convirtiendo el partido. Pero ya no había nada que hacer. El Cuenca había bajado ya los brazos. Se había rendido ante un Barça que en las competiciones domésticas sigue, de momento, sin rival.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil