La odisea del Barça se prolongó 24 horas

Tras encajar una dura derrota, el Barça vio reprogramado su vuelo de regreso en dos ocasiones

Pero las grandes dudas están en la plantilla con jugadores como Mirotic y Abrines obligados a mejorar bastante

El Barça vio cómo se le retrasaba el vuelo hasta este sábado por la tarde
El Barça vio cómo se le retrasaba el vuelo hasta este sábado por la tarde | sport

El Barça no olvidará fácilmente el viaje a San Petersburgo. No solo porque no se consiguió el objetivo de volver con la Final 4 en el bolsillo sino que vivió a posteriori otra odisea para poder regresar a casa.

Con la cabeza todavía pensando en los errores cometidos en el cuarto partido que acabaron perdiendo (74-61), la expedición azulgrana vio cómo no se acababan ahí los disgustos del día.

Un problema técnico en el avión que debía devolverles de regreso a Barcelona les obligaba a hacer noche en San Petersburgo, un revés para la plantilla que solo deseaba volver a casa para digerir el disgusto de no haber conseguido el pase a la Final Four en el cuarto partido. Tras conocer la noticia de la avería del avión, tuvieron que coger diferentes taxis y dormir en un hotel que encontraron disponible.

Y la mala racha siguió al día siguiente cuando tenían previsto partir a las 15.30 hacia la Ciudad Condal, pero el tráfico aéreo le impidió al avión partir a esa hora, lo que obligó a reprogramar de nuevo el vuelo. Finalmente, la expedición azulgrana salió a las 17.00 horas de San Petersburgo y aterrizó en Barcelona pocos minutos después de las 21.00 horas.

Los problemas, en la pista

Pese a las incomodidades que supuso la odisea en la que se convirtió el viaje de vuelta, ello no debe esconder que el Barça donde realmente tiene el problema es en la pista.

El cuarto partido ante el Zenit mostró claras carencias de algunos jugadores que se encuentran lejos de su mejor momento. Nikola Mirotic, una pieza clave en el esquema de Jasikevicius, está desaparecido, da la sensación de que se le han acabado las pilas, está totalmente falto de energía. Àlex Abrines sigue mostrando un basket demasiado irregular que se traduce en unos apagones preocupantes del escolta que perjudican al equipo.

El míster azulgrana quiso asumir toda la responsabilidad de la derrota, aseguró que no supo retransmitir a sus ‘chicos’ lo que necesitaban en ese momento: “No he encontrado las palabras buenas para que entendieran que era un partido a vida o muerte”, aseguraba tras la derrota. “El equipo no ha peleado como debería y esto es culpa del entrenador”, sentenciaba.

El estratega Xavi Pascual

Está claro que Xavi Pascual es un gran estratega que sabe anular a la perfección los puntos fuertes de sus rivales. Sus cambios de bloqueo sin que el equipo se desajuste y el factor Pangos que impone el ritmo que interesa a su equipo en cada momento hicieron demasiado daño a un Barça con mejor plantilla pero que en el cuarto partido no jugó con la intensidad necesaria para combatir a un equipo que se creyó mucho más sus posibilidades de seguir en la serie.

Calathes mejoró respecto a los otros partidos y seguramente el equipo está echando en falta a un Oriola que se ha visto sumido a jugar muy pocos minutos con la llegada de Pau Gasol al equipo. Problemas a los que Jasikevicius deberá encontrar soluciones ya.

Se mantiene la fecha y hora del quinto partido

El martes a las 21.00 horas se jugará el quinto y decisivo partido en el Palau y sin público, con lo que el factor campo queda neutralizado. Una injusticia. La suerte es que los azulgranas descansan en la Liga Endesa. Una oportuna casualidad.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil