Lamonica habla tras su retiro: "Es fácil criticar a un árbitro, no nos podemos defender"

Lamonica habla tras su retiro: "Es fácil criticar a un árbitro, no nos podemos defender"

Bartzokas se encaró con Lamonica tras ser expulsado
Bartzokas se encaró con Lamonica tras ser expulsado | sport

El árbitro italiano ha decidido colgar el silbato a los 56 años

Lamonica se despidió del arbitraje en Euroliga en la pasada final entre Real Madrid y Anadolu Efes

Luigi Lamonica, uno de los árbitros más ilustres del baloncesto europeo de los últimos años, lo deja. El italiano cuelga el silbato a sus 56 años, con una carrera con más de 3.000 partidos arbitrados, y con el premio de haber dirigido la pasada final de la Euroliga entre el Real Madrid y el Anadolu Efes.

En una entrevista con 'Marca', Lamonica ha repasado su extensa trayectoria, y ha querido normalizar el error en los árbitros sin tener la necesidad de criminalizarlos: "Hay situaciones en las que pitar es muy difícil pero, ante todo, un buen árbitro tiene que tener valentía. Tiene que ser honesto, en la forma de actuar, en aceptar también los errores que se hacen en un partido. Asumir que los árbitros podemos equivocarnos. Y nos equivocamos mucho. Somos los primeros en darnos cuenta de los errores cuando nos vemos en televisión o durante el mismo partido. No es fácil admitir haberse equivocado. Para un árbitro joven es aún más difícil. Uno con más experiencia entiende cuando es el momento de admitir un error durante un partido", ha explicado el árbitro.

Lamonica cuelga el silbato por la exigencia física

Cuestionado también sobre los motivos por los que decide retirarse, Lamonica lo ha achacado a una cuestión física y la exigencia que requieren los partidos y los jugadores cada vez más jóvenes respecto a los colegiados:  "Siempre he pensado que quería retirarme no estando en el ápice de forma pero sí cuando la gente aún se pudiera acordar y pensara que Lamonica era un buen árbitro. Yo he visto muchos de mis compañeros terminar la carrera y en los últimos dos o tres años costarles mucho físicamente. Empezaba a pitar con retraso y de eso me he dado cuenta en la cancha. Decidí en marzo que era la última temporada, pero entonces pasó algo en mi cabeza y empecé a arbitrar tal como me gusta a mí, pasándomelo bien. Luego llegó la asignación para la Final Four. Ahí entendí que era el momento adecuado para intentar dejar un recuerdo bueno de Lamonica".

"Hay jugadores y entrenadores protestones, pero no puedo dar nombres"

A Lamonica también le han preguntado sobre los jugadores y entrenadores más 'protestones', y aunque el italiano no ha negado su existencia, no ha querido revelar nombres. "Aceptamos mejor sus preguntas y respondemos con más facilidad. En el límite de lo posible, está claro que no podemos contestar a todo pero si una pregunta está hecha con inteligencia con la intención no de pedir sino de saber, se nos ha indicado hablar y tener una relación más profesional con los entrenadores. Y tengo que admitir que nos ha ayudado a entender mejor tanto de un lado como de otro el trabajo de ambos".

"Jugadores y entrenadores son conocidos, no amigos"

Por último, Lamonica ha defendido su lado más profesional afirmando que la relación con jugadores y entrenadores es la de "conocidos" y no "amigos". Decir que tengo amigos en Euroliga o Serie A no sería correcto porque nunca he ido a cenar con un entrenador o un jugador que he arbitrado en algún momento. Mis amigos son personas a las que probablemente nunca he arbitrado".

Temas