Un Barça pétreo asalta el fortín blanco en el clásico liguero

El cuadro azulgrana tuvo al Madrid contra las cuerdas y sofocó la rebelión local en el último cuarto

Kyle Kuric fue el mejor jugador del partido con su acierto desde el perímetro y 17 'puntazos'

Sertaç Sanli fue el mejor azulgrana en el clásico
Sertaç Sanli fue el mejor azulgrana en el clásico | FCB

Un excelente y solidario Barça ha logrado este domingo su quinta victoria consecutiva en el feudo del Real Madrid (75-85) en un choque de la 16ª jornada liguera para situarse a una derrota de su gran rival y depender de sí mismo para terminar primero la fase regular.

FICHA TÉCNICA

LIGA ENDESA

RMA

75-85

BAR

REAL MADRID, 75

(24+16+14+21): Nigel Williams-Goss (7), Alberto Abalde (8), Jeffery Taylor (8), Guerschon Yabusele (7), Walter Tavares (12) -cinco inicial-, Anthony Randolph, Sergio Llull (11), Thomas Heurtel (4), Rudy Fernández (3), Adam Hanga (3), Gabriel Deck (4) y Vincent Poirier (8).

BARÇA, 85

(18+24+21+22): Nick Calathes (4), Nico Laprovittola (9), Kyle Kuric (17), Rolands Smits (3), Sertaç Sanli (17) -cinco inicial-, Cory Higgins (8), Rokas Jokubaitis (6), Nikola Mirotic (13), Brandon Davies (8), Sergi Martínez, Nigel Hayes y James Nnaji.

ÁRBITROS

Benjamín Jiménez, Óscar Perea y Alfonso Olivares. Descalificaron por dos faltas técnicas al local Rody Fernández (39:44).

INCIDENCIAS

Partido inicialmente previsto para el 3 de enero y aplazado por casos de coronavirus en el Barça disputado en el WiZInk Center (Madrid).

El estadounidense con pasaporte eslovaco Kyle Kuric fue el gran referente ofensivo de los visitantes con 17 puntos, Sertaç Sanli maravilló en el segundo cuarto y Nico Laprovittola marcó el ritmo durante casi todo el encuentro aportando puntos y asistencias. También apareció en los momentos clave un Mirotic muy motivado y también falto de entrenamientos.

La noticia saltó horas antes del encuentro al conocerse que Jasikevicius había dejado fuera de la lista al estadounidense Dante Exum y que su lugar lo ocuparía el jovencísimo James Nnaji, de 17 años. Habrá que estar a atentos para saber si se trata de un hecho puntual o es indicativo de que no se le renovará el contrato temporal que firmó y que expira el 28 de febrero.

Si en el Barça regresaba Mirotic tras superar el coronavirus, en el Real Madrid lo habían por idéntico motivo Rudy Fernández y un Walter Tavares que incluso sin estar al cien por cien tiene la capacidad de ser clave en el juego de su equipo al tiempo que mediatiza el del rival.

Saras sorprendió con un cinco inicial con dos bases como Calathes y Laprovittola y en el que los interiores eran Rolands Smits y Sertaç Sanli. Y lo cierto es que respondieron muy bien en la lucha por el rebote ante el 'ogro' Tavares y a la hora de buscar soluciones en ataque.

Con dos triples de Kyle Kuric, el cuadro azulgrana tomó cinco puntos de renta en el ecuador del primer cuarto (15-10), momento en el que el técnico madridista Pablo Laso ordenó cambiar en los bloqueos directos como primer paso para empezar a apretar las clavijas en defensa.

Walter Tavares, un coloso en la 'pintura'

| EFE

El resultado fue un parcial de 14-3 que cambió la decoración. Tavares era una pesadilla bajo los aros y enlazó dos canastas seguidas, Yabusele anotó un triple y una falta innecesaria del joven James Nnaji permitió al exazulgrana Adam Hanga cerrar el cuarto con tres tiros libres (24-18).

El caso es que el Madrid presentaba un 6/7 en tiros de dos por el 3/14 de los visitantes, una diferencia importantísima en la que había tenido bastante que ver el intimidador Tavares. Pese a ello, el Barça seguía peleando y dio la vuelta al marcador con un triple y una canasta de dos en plan 'palomero' de un notable Kuric (28-30, min. 14:44).

Los últimos cinco minutos del primer cuarto fueron una sucesión de canastas con la sensación de que bastantes canastas locales llegaban producto de pequeños errores y desajustes defensivos azulgranas. Con Sergio Llull y Brandon Davies muy destacados, al descanso se llegó con 40-42 tras acertar los colegiados en unos pasos milimétricos de un Mirotic que tuvo que pedir el cambio y pasar por alto un agarrón de Poirier a su aro defensivo. Cuestión de atención. ¿O no?

Laprovittola, defendido por Williams-Goss

| EFE

El Barça regresó muy bien al ritmo de un sensacional y motivadísimo Laprovittola, que anotó de dos y robó una pelota para que Calathes estableciese la máxima renta (42-51, min. 23:02), a lo que respondió Sergio Llull con dos triples para liderar el amago de reacción local (50-53).

Otra vez hay que referirse a los árbitros, que no quisieron ver una antideportiva de Yabusele sobre Jokubaitis, pero sí hilaron fino para señalar falta de Sergi Martínez sobre Heurtel. Ello no impidió al otomano Sertaç Sanli realizar algunos de sus mejores minutos como azulgrana, con canastas, rebotes ofensivos y 15 puntos.

El Madrid seguía apretando en defensa y Pablo Laso pidió tiempo para recalcar la necesidad de jugar con más ritmo. Ahí fue importante el coruñés Alberto Abalde con una gran defensa sobre Sanli y un triple que permitió encarar a su equipo el último cuarto con más opciones.

Cory Higgins defiende a Jeffery Taylor

| REAL MADRID

El Barça tuvo un par de ataques para matar el partido tras el 56-68 que estableció Smits de tres, pero no lo consiguió y empezaba a flotar en el ambiente lo sucedido en la final de la Supercopa en los albores de la pretemporada... más aún con los cinco puntos seguidos de Williams-Goss que situaron un 63-68 a falta de 5:57.

Esa pesadilla del Santiago Martín siguió tomando cuerpo mientras los visitantes enlazaban ataques precipitados sin que Saras supiese poner orden. La balanza del clásico había cambiado y el ritmo era blanco, ayudado también por una importante bula arbitral con su defensa (una falta por las cinco del rival mientras jugadores como Abalde o Rudy no paraban de meter manos).

Rudy Fernández tuvo un triple para dar la vuelta al marcador, pero no lo anotó y el actual campeón aprovechó para retomar el resuello y cinco puntos de ventaja a falta de 3:10 (66-71). Además, por fin los locales estaban en 'bonus' y los tiros libres iban a ser decisivos. Y quizá esta vez sí perdonaron alguna falta a los visitantes.

Y ahí apareció el de siempre, un Nikola Mirotic que volvió a conquistar el WiZink Center con un triple estelar para establecer el 73-81 que lo dejaba todo listo. Los azulgranas no se conformaron y aún faltaba otro triple de Kuric para cerrar el partido (75-85). Por cierto, que Pablo Laso se encaró con Saras a la conclusión del choque. A veces, después de tanto ganar a algunos se les olvida que hay que saber perder.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil