Sport.es Menú

El Unicaja pudo con sus miedos

El Unicaja logro el billete para `semis¿ ante un Zaragoza (90-86) que explotó sus opciones hasta el último suspiro

Alberto Díaz y Dario Brizuela aportaron la garra que necesitaban los locales ante un Seeley monumental

El Unicaja-Zaragoza se jugó con mucha intensidad
El Unicaja-Zaragoza se jugó con mucha intensidad | EFE

El Uncaja se ganó el billete para semifinales a costa del Casademont Zaragoza en un duelo emotivo (90-86), que fue cambiando de manos y en el que hubo partido hasta el último suspiro.

FICHA TÉCNICA

COPA DEL REY

UNI

90-86

ZAR

UNICAJA, 90

(18+23+28+21): Adams (10), Fernández (9), Toupane (5), Thompson (14) y Gerun (2) -cinco inicial-, Brizuela (9), Díaz (15), Waczynski (7), Guerrero (12) y Suárez (7).

CASADEMONT ZARAGOZA, 86

23+25+15+23): San Miguel (4), Seeley (29), Brussino (6), Benzing (13) y Hlinason (2) -quinteto inicial-,Barreriro (6), Radovic (8), Alocén (-), Vázquez (10), Krejci (-) y Ennis (8).

ARBITROS:

José Antonio Martín Bertrán, Óscar Perea y Rafael Serrano. Sin eliminados

INCIDENCIAS:

Última eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el Martín Carpena de Málaga ante 10.346 espectadores

El canterano Alberto Díaz fue el mejor exponente de la garra que había que sacar en un duelo donde las emociones podán jugar una mala pasada a un Unicaja que jugaba en casa. Y eso a veces es un arma de doble filo.

Los malagueños tuvieron que sufrir al maximo eso sí, para doblegar a un Casademont Zaragoza que justificó el porqué de su excelente temporada. Bajo la batuta de un Seeley imparable, el conjunto aragonés metió el miedo al ‘Martín Carpena’. La maldición del Martín Carpena planeo durante muchos minutos, los que el Casademont se adueño del partido (43-52).

Mucha testosterona

Pero fue en ese momento cuando el Unicaja -ya dentro del tercer cuarto- tiró de la emotividad y la testosterona con defensas al límite y canastas de Brizuela, Thompson y como no Alberto Díaz. Un parcial de 26-11 pareció encarrilar el duelo enla dirección malagueña.

Cuando el marcador señalba un 80-72 la afición mañagueña se las comenzaba a prometer muy felices. Pero el Casademont reaccionó con fiereza y volvió a meter el duelo en un puño (82-84). 

Los nervios ya estaban a flor de piel y los errores se alternaban. Podía pasar cualquier cosa. Pero, al final, la balanza se decantó del lado malagueño en un tenso final.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil