Herbalife Gran Canaria: Antes morir de pie que vivir de rodillas

Toni Quintana

No dar nada por perdido. Ese es el lema que tiene el equipo de Pedro Martínez para poder enfrentarse en la Copa ACB al casi invencible Real Madrid, líder de la Liga Endesa. Los canarios han completado una primera vuelta más que aceptable ganando once partidos y perdiendo cinco, colocándoles en la quinta posición y consiguiendo ser la cuarta mejor defensa de la competición con 1.209 puntos en contra. Los canarios viajan a Málaga sin ninguna presión pero con el pase a semifinales entre ceja y ceja tratando de ser la sorpresa; los ‘amarillos’ saben que el Madrid ya conoce la derrota gracias al CSKA de Moscú e irán a por todas con su mejor arma, la defensa.

Además, el equipo canario ya sabe lo que es pasar a ‘semis’ después de conseguir la hazaña el año pasado en Vitoria ante el Bilbao Basket; los isleños ganaron por 74 a 62.

El Objetivo de los amarillos será poder dar la campanada poniéndole las cosas muy difícil al Madrid, un equipo que sale mucho al contraataque y tiene un gran porcentaje desde la línea de tres puntos. Para ello el Gran Canaria deberá cerrar muy bien el rebote, una tarea que se le da muy bien ya que es el máximo reboteador de la ACB; de eso se encargará precisamente los pívots pívot Nacho Martín y Walter Tavares, que con sus 2’20 intentará anular a rivales como Felipe Reyes o Salah Mejri, que son expertos en la materia.

DE NELSON SPENCER Y TOOLSON A NEWLEY Y TAVARES

Si los anteriores protagonistas del Herbalife fueron el pívot Spencer Nelson y el alero Ryan Toolson, esta campaña los isleños se rinden al juego del joven interior Walter Tavares y al alero Brad Newley. Ambos están cuajando una gran temporada. El de Cabo Verde es el máximo taponador del equipo y se ha ganado la etiqueta de muro infranqueable con su gran altura y su potente juego interior. En cambio, Brad Newley destaca por su corpulencia la cual le permite ser un alero con capacidades varias como un buen lanzamiento de tres, penetraciones muy eficaces y, por supuesto, poder sobrevolar la zona para acabar machacando el aro. El australiano es el máximo anotador del equipo con 11 puntos por partido y 9 de valoración. Con contraataques sólidos, una defensa ruda y quién sabe, con una pizca de suerte para que al Madrid le cueste anotar, el Herbalife tratará de pasar de ronda por segundo año consecutivo con un mensaje para su afición: nunca bajar los brazos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil