Las 5 claves del fracaso del Barça Lassa

El banquillo azulgrana, hundido tras la derrota
El banquillo azulgrana, hundido tras la derrota | sport

Tiros libres: 72-73. Un punto dejó fuera al Barça Lassa de la Copa del Rey. Y en el día en el que te vuelves con las manos vacías firmas un alarmante 13/22 en tiros libres frente al casi perfecto 10/11 de tu rival. En los pequeños detalles está la diferencia.

Xavi Pascual: Bloqueado. No supo contrarrestar las 'trampas' que su rival le puso en el camino. Con Tomic desubicado, los jugadores no supieron interpretar sus roles en pista. El equipo no fue capaz de jugar con fluidez, la responsabilidad pasaba de unas manos a otras sin apenas criterio y en el banquillo no hubo respuesta. Hubo momentos en los que el Barça Lassa pareció no sabar a qué juega ni con quién juega. A destacar que Satoransky, el base que llegaba en mejor forma al torneo, no jugó el tramo decisivo del encuentro. Tampoco lo hizo Tomic. Las sensaciones fueron preocupantes y el golpe anímico de la derrota es duro y veremos hasta dónde alcanza.

Ruoff, invitado inesperado: El partido de su vida. Nadie le esperaba pero dinamitó el partido. 18 puntos en 19 minutos. Su versatilidad le hizo imparable y golpeó al Barça Lassa en los momentos más delicados para rescatar a su equipo a final del tercer cuarto. Con 21 de valoración fue el MVP del partido. Uno de esos nombres que sorprendió a un Barça Lassa que no contaba con su irrupción.

Inmenso Mumbrú: Alma y referente. No falló a la cita. Una pesadilla para Xavi Pascual. Ni Perperoglou ni Abrines consiguieron frenarle. El alero catalán anotó 12 puntos y junto a Hervelle (15 puntos) fue clave para mantener a flote a los vascos. Apareció siempre que su equipo le necesitó y eso en este tipo de citas es impagable y decisivo.

Deseo: Dominion Bilbao Basket creyó en su plan a ciegas. Lo ejecutó con deseo y las miradas de todos sus jugadores desprendían ilusión y convicción. El Barça Lassa no consiguió transmitir esa ambición y el bloqueo físico-mental fue colosal. Y ojo, no me gustaría quitarle mérito al equipo de Sito Alonso. Ganó porque simplemente fue mejor. Trabajó para ello y cometió menos errores. Recompensa merecida a un partido enorme de los bilbaínos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil