La supervivencia del Madrid vale otra final

Luka Doncic fue el mejor del Real Madrid con 23 puntos

Baskonia no remató al conjunto blanco a falta de 3 minutos con 87-79

Jaycee Carroll trata de anotar por encima de Larkin
Jaycee Carroll trata de anotar por encima de Larkin | EFE

El Madrid estará en la final de este domingo y optará a revalidar por cuarto año consecutiva la corona de campeón de Copa. El conjunto blanco superó a Baskonia en la prórroga por 99-103 en una semifinal electrizante en la que Llull acabaría siendo decisivo en una recta final de partido en la que anotó 13 de sus 23 puntos entre el último cuarto y el tiempo extra. Doncic, con 23 puntos, volvió a exhibirse frente a un Baskonia en el que Beaubois acabó demasiado solo en el tramo final.

BASKONIA GOLPEA PRIMERO

Baskonia respondió a la energía del Buesa Arena con un inicio fulgurante en el que el acierto desde la larga distancia les permitió golpear poco a poco a un Real Madrid que fue de menos a más.

Cuatro triples baskonistas en el primer cuarto con unos buenos minutos del binomio Larkin-Bargnani permitieron al equipo de Sito Alonso dominar tras el final de los primeros diez minutos (20-15). Entre el base y el pivot italiano aguantaron en la primera parte a los vitorianos junto al francés Rodrigue Beaubois. El 'Big Three' baskonista sumaría 24 de los 35 puntos del Baskonia al descanso.

'EXTRATERRESTRE' DONCIC

Baskonia parecía tener bajo control al equipo de Laso que tan solo funcionaba a base de chispazos hasta que apareció el factor que cambiaría el rumbo del partido: Luka Doncic. El esloveno dinamitó el segundo cuarto demostrando una capacidad para desequilibrar la balanza impropia para un jugador de 17 años. Con él en la pista, el Real Madrid endosó un parcial de 15-29 que dejaba las cosas al descanso (35-44). Entre la perla blanca (13 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias y 16 de valoración solo en el segundo cuarto) y un Anthony Randolph desatado golpearon sin piedad a un Baskonia sin soluciones y totalmente superado.

HANGA AL RESCATE

El Real Madrid salió con la intención de dar el golpe definitivo a su rival y consiguió una máxima diferencia de +13 (37-50) pero el carácter Baskonia entró en escena personificado en un inmenso Adam Hanga. Un parcial de 11-0 volvió a meter al equipo de Sito Alonso en el partido (48-50 min.26). El toma y daca era constante. El Madrid golpeaba con pequeños parciales pero Baskonia recuperaba el terreno cuando parecía que los blancos podían romper el partido de nuevo. Todo abierto antes del último cuarto (64-68).

FRENESÍ ANOTADOR

Y entonces la locura se apoderó del partido. El encuentro adquirió un ritmo anotador de vértigo. Beaubois se desató en un Baskonia movido por la inercia de un acierto descomunal. Un mate de Voigtmann puso a los vitorianos por delante (73-72 min.34) y desde entonces ambos equipos protagonizaron una auténtica batalla sin tregua. Doncic y Randolph tomaron las riendas en el Real Madrid y el Baskonia se encomendaba a Beuabois y Larkin. Los baskonistas llegaron a dominar 87-79 a falta de 3:06 pero el Madrid no estaba por la labor de dejarse ir pese a estar en una auténtica situación límite. Los nervios atenazaron a los vascos que vieron como un parcial de 0-5 metía de llenó a los blancos en el partido tras una bandeja de Llull (87-84 a falta de 1:42).

Beaubois y Llull convirtieron el último minuto en un cara a cara épico. El francés puso a los suyos 89-86 a un minuto del final pero el menorquín asumió como es habitual los últimos balones del conjunto blanco. Un triple suyo empató el partido a falta de 30 segundos (89-89). Larkin intentó anotar la canasta de la victoria Baskonista pero su triple no entró. A diez segundos del final, Llull tuvo la victoria en su mano pero tampoco consiguió anotar sobre la bocina. El billete a la final se decidiría en la prórroga.

El Madrid golpeó primero a los vascos y obligó a los de Sito Alonso a ir a remolque. Una situación en la que Baskonia acusó los nervios. Los balones perdidos baskonistas daban alas a un Madrid que encontró a Ayón y que siguió teniendo en Llull un seguro de vida. El menorquín anotó 13 de sus 23 puntos entre el último cuarto y la prórroga. El sueño de Baskonia se esfumó en el tiempo extra y el Madrid sobrevivió a su segunda prórroga del torneo. El conjunto blanco estará en la final.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil