Skoda lanza el primer prototipo eléctrico, el Vision E

El Vision E de Skoda debutará en el Shanghái Motor Show 2017, que se celebrará del 19 al 28 de abril.

Skoda Vision E
Skoda Vision E. | SKODA

Skoda piensa en el mañana. Y, con el primer prototipo puramente eléctrico y con conducción autónoma en la historia de la compañía, el fabricante muestra su visión sobre los vehículos eléctricos y demuestra que la panificación y el desarrollo de la movilidad del futuro son problemáticas que le interesan y le preocupan. Así, la marca checa llevará su primer prototipo eléctrico, el Vision E, al Shanghái Motor Show 2017 para su lanzamiento mundial. El vehículo se enmarca en la estrategia de movilidad eléctrica de Skoda, que incluye cinco automóviles eléctricos en varios segmentos previstos para 2025.

La electrificación de la gama de modelos de Skoda empezará con el lanzamiento del Superb con motor híbrido enchufable. Después, se lanzará el primer vehículo 100% eléctrico puro producido en serie por la marca, en el año 2020. Cinco años después, y tras haber estado estudiando en profundidad la electrificación de sus modelos, Skoda habrá expandido su gama en la que incluirá los cinco vehículos completamente eléctricos.

Por ahora, Skoda ofrecerá por primera vez su visión respecto al futuro de la movilidad individual con el prototipo Vision E. El SUV coupé de cinco puertas puede recorrer hasta 500 kilómetros únicamente gracias a su motor eléctrico y cumple con los requerimientos para una conducción autónoma de nivel 3

SUS CARACTERÍSTICAS

El Vision E contará con un interior extremadamente espacioso, por lo que no se alejará de la caracaterística de amplitud que siempre ha caracterizado a los Skoda. El vehículo medirá 4,65 mm de largo, 1,92 de ancho y 1,55 de altura, además de una distancia entre ejes de 2,85 mm. Todo esto, contribuye a crear una sensación de espaciosidad y bienestar, que se combina con una silueta dinámica y una línea de techo de estilo coupé.

Visión trasera del Skoda Vision E | SKODA

El dinamismo no solo se manifiesta en el aspecto del coche, sino que también define su potencia. Los 225 kW de su sistema de propulsión permiten al Vision E acelerar instantánea dinámicamente. Los dos motores eléctricos cooperan con la máxima eficiencia y aportan estabilidad y seguridad en todo momento. Además, las baterías de iones de litio y su óptima recuperación lo dotan de una autonomía de hasta 500 kilómetros.

Con este prototipo, Skoda se acerca a la conducción autónoma. Según los últimos estudios, en 2030, alrededor del 15% de todos los vehículos nuevos podrán conducirse de manera completamente autónoma. Por el momento, el Vision E cumple con los requisitos para clasificarlo en el tercer nivel, ya que puede operar independientemente en congestiones de tráfico, es capaz de entrar en piloto automático en autopistas, permanecer en un carril y desviarse, realizar maniobras de adelantamiento, buscar de forma independiente plazas de aparcamiento gratuitas, y aparcar y salir de estacionamiento de forma completamente autónoma.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil