HISTORIA SPORT

HISTORIA SPORT

Noah Lyles y el sueño ¿imposible? de los cuatro oros en los Juegos

El estadounidense se ganó el puesto olímpico en 100 metros (y en 4x100) con un gran triunfo en los Trials (9.83)

Sha'Carri Richardson también estará en el hectómetro en los Juegos gracias a su triunfo en las pruebas de selección

Noah Lyles sigue haciendo historia en la velocidad

Noah Lyles sigue haciendo historia en la velocidad / AP

David Rubio

David Rubio

A la sombra de otras figuras más mediáticas y muy encasillado de gran especialista en 200 con sus increíbles 19.31 (tercero de todos los tiempos tan solo por detrás de los jamaicanos Usain Bolt y Yohan Blake), el estadounidense Noah Lyles siempre soñó ser campeón en la prueba reina de la velocidad pese a sus problemas en la salida.

Por eso lo sucedido el año pasado en Budapest fue tan importante para el de Gainesville en su primera participación mundialista en 100 lisos, prueba en la que ni siquiera aparecía en las pruebas de selección de Estados Unidos. 

El doble campeón mundial de 200 metros y de 4x100 metros (Doha 2019 y Eugene 2022) se encumbró a orillas del Danubio, colgándose las medallas de oro en el hectómetro (9.83) más el tercero seguido tanto en el doble hectómetro (19.52) como en el relevo corto de Estados Unidos junto a Christian Coleman, Fred Kerley y Brandon Carnes (37.38).

Sus lágrimas en Budapest y las emociones que expresó al cruzar la meta en primera posición en los 100 metros reflejaban la consecución de un sueño vital por el que arriesgó tanto en 2016 al optar por el atletismo profesional y descartar la vida universitaria una vez acabada su etapa en la ‘high school’.

No contento con ello con su triplete, el hermano mayor de Josephus (KO en ‘semis’ en los Trials) se fijó un objetivo histórico: cuatro oros en los Juegos de París, lo que implicaría que además de 100, 200 y 4x100 tendría que competir en 4x400. Doblar relevos está al alcance de muy pocos como su compatriota Allyson Felix.

Noah Lyles derrotó a Bednarek y a Kerley

Noah Lyles derrotó a Bednarek y a Kerley / AP

De lograrlo, igualaría los cuatro oros de Carl Lewis en Los Angeles 1984 (100, 200, 4x100 y salto de longitud), pero no llegaría a los cinco históricos títulos que logró el 'finlandés volador' Paavo Nurmi en los Juegos de París en 1924 (1.500, 3.000 por equipos, 5.000 y cross tanto individual como por equipos, prueba que desaparecería del programa olímpico).

La primera piedra hacia esta heroicidad la ha puesto con su victoria en 100 metros en los Trials en Eugene igualando su marca personal (9.83). Lo siguieron Kenneth Bednarek (9.87) y Fred Kerley (9.88), mientras que Chris Coleman llegó cuarto con 9.93 y se queda fuera de la prueba individual en el Stade de France parisino tras su oro mundial en 60 lisos.

Para ello tendría que ganarse el puesto entre los cuatro elegidos en 4x400, prueba que vivirá la final en los Trials este lunes (madrugada del martes en España) con los reputados Quincy Hall (44.42), Bryce Deadmon (44.44), Vernon Norwood (44.50) y el prodigio Quincy Wilson (16 años), quien con 44.59 ha vuelto a batir el récord mundial sub'18.