Lorena Martín y Teresa Errandonea, las alegrías en una gris mañana

Lorena Martín y Teresa Errandonea, las alegrías en una gris mañana

Lorena Martín correrá la gran final de 800 metros
Lorena Martín correrá la gran final de 800 metros | RFEA

Martín debutó con la absoluta pasando a la final de 800 y Errandonea estará en las 'semis' de 60 vallas

Fontes y Ordóñez, KO en el 'milqui', Ureña va 7º en el heptatlón y... ¡oro para la ucraniana Mahuchikh!

El atletismo español ha vivido una matinal con un balance global negativo en la segunda jornada de los Mundiales en pista cubierta que se están disputando en Belgrado en un Stark Arena con muchísimo más público que el viernes en un anticipo de lo que espera esta tarde y en la sesión dominical que cerrará esta gran cita.

El plato fuerte eran exigentes las series de 1.500 con la presencia del granadino Nacho Fontes y del ponferradés Saúl Ordóñez con tan solo dos plazas por puestos y seis por tiempos. Es decir, que la empresa se antojaba complicada y más aún al debutar el exochocentista junto el genio Jakob Ingebrigtsen en la primera serie. Y hubo cara y cruz

El noruego no vaciló para dejarse ir en los metros finales y dejar que lo superase por 17 centésimas el etíope Teddese Lemi (3:43.67) mientras que el exsubcampeón universal Ordóñez perdía todas sus opciones en la última vuelta para terminar sexto con 3:43.67 en un invierno en el que ha rendido a la perfección y que quizá se le ha hecho un poco largo.

También cayó un Fontes que fue más ambicioso y lideró la segunda serie hasta el ecuador. Sin embargo, una mala maniobra en la última vuelta al dejarse superar por un rival acabó resultando fatal. Acabó tercero con peor tiempo que Ordóñez (3:43.75), por lo que España se quedó sin representantes en la gran final de este domingo.

Ignacio Fontes luchó por la final hasta el último metro

| RFEA

La mejor noticia de largo la protagonizó en 800 metros la debutante Lorena Martín, una atleta que hizo las maletas para compaginar atletismo y estudios en Estados Unidos y que ha vuelto para liderar la prueba y empezar a acercarse a las míticas Mayte Martínez y Maite Zúñiga.

Aprovechando la baja por problemas físicos de la británica Keely Hodkingson (quizá la gran favorita) al igual que sucedió el viernes con su compatriota Elliot Giles, la salmantina protagonizó una gran recta en una serie lenta para terminar irrumpiendo en la final con 2:03.85 superando por tan solo dos centésimas a la etíope Tigist Girma. Por tanto, estará el domingo en la gran final.

En las series de 60 metros vallas, el papel se presentaba difícil para la plusmarquista nacional Teresa Errandonea después de un invierno un poco complicado y para la catalana Xènia Benach, quien ha dado un firme paso adelante para instalarse en la elite con tan solo 21 años (cumplirá 22 el próximo martes).

Errandonea estará en las semifinales de 60 metros vallas

| RFEA

Antes de las diez de la mañana, Errandonea igualó su mejor marca de la temporada para ser quinta en la primera serie (8.12) y pasó ronda con brillantez con el cuarto de los seis tiempos repescados para las 'semis' de esta tarde. Y la mala noticia llegó con Benach, ya que se escapó en la salida y fue descalificada, lo que no debería eclipsar su sensacional temporada de invierno.

¿Y qué decir de Bernat Canet? El prodigioso velocista catalán sub'23 del Cornellà Atlètic que sorprendió a todos en los Nacionales de Ourense realizó un sensacional debut con la absoluta para ser tercero en la primera serie con 6.63 (a solo dos centésimas de su mejor marca) y pasar ronda por puestos relegando a la cuarta plaza nada más y nada menos que al eslovaco Jan Volko, campeón europeo en 2019.

Canet, con RTVE tras clasificarse en 60 metros lisos

| RFEA

Por su parte, Jorge Ureña sigue demostrando que no se rinde nunca ante las adversidades y lo tiene todo de cara para conseguir un puesto de finalista en el heptatlón pese a sus persistentes problema en un tobillo que ya lo martirizaron en Ourense a la espera tan solo de los 1.000 metros que cerrarán esta tarde la prueba.

El de Oñil empezó el sábado con 7.98 en 60 metros vallas y con 4,80 en salto con pértiga (falló sus tres intentos sobre 5,00), por lo que encarará la última prueba en séptima posición con 5.201 puntos. La barrera de los 6.000 puntos y la posición de finalista están muy cerca. Un nuevo hito por sus problemas físicos mientras el suizo Simon Ehammer arrebató en la pértiga la primera plaza al campeón olímpico Damian Warner.

En la única final de la mañana, una Ucrania necesitada de alegrías se llevó una de enormes dimensiones con la victoria de una excelente Yaroslava Mahuchikh con 2,02 metros, seguida de la australiana Eleanor Patterson (2,00) y de la kazaja Nadezhda Dobovitskaya (1,98). Una pena que la guerra y la 'cacicada' de World Athletics haya frustrado un duelo deportivo entre la ucraniana y la mejor saltadora del planeta, la actual campeona olímpica rusa Maria Lasitskene.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil