Lavillenie bate récord de Bubka

Lavillenie, felicitado por Bubka
Lavillenie, felicitado por Bubka | sport

EFE

Lavillenie, que había afirmado desde hacía varias semanas que se sentía capaz de lograr el récord, ha entrado en la historia al conseguirlo en su primer intento.

"¡Es algo totalmente increíble! Nunca había utilizado esta pértiga para 6,16 metros. Para mi primer intento quería conseguir el mejor salto posible. Pedí 6,16 metros porque es el mejor lugar para batir el récord de Sergei Bubka, 21 años después de su récord", declaró el nuevo plusmarquista.

Bubka fue precisamente uno de los primeros en felicitar al saltador francés. "Se abre una nueva era en este deporte. El vencedor es un campeón olímpico, alguien que ha logrado muchos éxitos. Esperábamos que esto pasara y estamos contentos con que haya llegado precisamente aquí", dijo Bubka a la AFP.

"Este muchacho me suscita mucha simpatía. Estoy seguro de que no será el último logro que consigue, conseguirá otros éxitos brillantes", vaticinó.

Lavillenie, campeón olímpico, había mejorado su mejor marca personal en dos ocasiones en enero, con 6,04 metros en Rouen (Francia) y luego 6,08 metros en Bydgoszcz (Polonia).

En sala, Bubka había saltado 6,15 metros en 1993 y al aire libre 6,14 metros en 1994. Su sucesor se convierte por lo tanto en el hombre que más alto ha saltado con pértiga, aunque oficialmente su récord es sólo en sala y para tener el honor completo tendrá que reeditar su hazaña en una pista no cubierta.

'Airlavillenie' no pudo ocultar su euforia mientras caía tras su salto, consciente de lo que acababa de conseguir.

Luego, con una sala por entero apoyándole, trató de elevar la plusmarca con la barra de 6,21 metros, pero ya sin éxito.

El presidente de la República Francesa, François Hollande, se sumó a las felicitaciones.

"Es un resultado excepcional porque el récord de Sergei Bubka se remontaba a más de 20 años", celebró Hollande en un comunicado. "Después de su título olímpico en Londres, Renaud Lavillenie consigue un resultado histórico y demuestra una vez más su gran talento", añadió.

La progresión de Lavillenie en los últimos meses ya hacía pensar en que esta temporada podía ser la del récord, sobre todo por la obsesión que parecía tener el francés con ese reto.

A sus 27 años, es una presencia constante en los podios de las grandes citas desde 2009, el año de su eclosión internacional.

Por ahora su asignatura pendiente es el oro en el Mundial al aire libre. Fue tercero en Berlín-2009 y tuvo que conformarse con esa misma posición en Daegu-2011, aunque en esa ocasión llegaba como favorito.

El año pasado en Moscú fue segundo, por detrás del alemán Raphael Holdzeppe.

Su brillante carrera se inscribe dentro de una exitosa trayectoria familiar: en los Lavillenie, los pertiguistas van de generación en generación. El abuelo entrenó al padre y Renaud aconseja a su hermano Valentin, otro de los mejores franceses en el salto con garrocha.

Renaud Lavillenie, tras su éxito olímpico en Londres-2012, rompió con el entrenador que le ayudó a llegar a la élite, Damien Inocencio, y se unió a uno más conocido, Philippe D'Encausse. Una decisión arriesgada que ha terminado dando sus frutos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil