García Bragado: "Ya me quedan dos telediarios"

García Bragado: Ya me quedan dos telediarios
García Bragado: Ya me quedan dos telediarios | J.M. Arolas

Carlos Galindo

45 años, a puntos de cumplir los 46 (octubre) y sigue con una marcha de miedo... 

Es lo que mejor sé hacer. Llevo 25 años siendo marchador. 

¿Y por qué no se marcha...? (chascarrillo tontorrón)

Fácil respuesta. Porque sigo siendo mejor que los que vienen por detrás. Me he clasificado para los Mundiales de Pekín que se disputarán dentro de siete semanas y los que me siguen, no. ¿Por qué me iba a ir en esas condiciones...?

Un grave problema generacional, sin duda.

Es lo que hay. A veces me preguntan, ¿qué mal estamos en España que no le aparta un joven? Pues ya ve... No hay becas –ahora las llaman ayudas económicas– y sus cuantías han retrocedido a seis o siete años atrás. Influyen muchas cuestiones.

¿Se ha perdido el espíritu de sacrificio?

España vivió unos años de crecimiento económico importante y se puso a la altura de Francia, Italia... Nos imbuímos de la cultura del nuevo rico. Y después llegó la cruda realidad y vimos que las cosas no eran como nos habían dicho. Volverá a recuperarse esa cultura aunque ya no como antes. También hay más competencia con otros deportes. Y el atletismo, a veces, puede resultar muy ingrato.

Usted ya ha batido un récord. Con el de Pekín habrá participado en 12 Mundiales, más que nadie en el mundo...

(Sonríe) Bueno, primero dejemos que compita en China. Estaba igualado a Mundiales con la portuguesa Susana Feitor  (11). Si no hay novedad, sí, batiré ese récord.

Pero...

Permítame que le diga  una cosa. En los Mundiales de Stuttgart 93 ya gané la medalla de oro en 50 km. Desde entonces, no he faltado nunca a la gran cita de la competición atlética al aire libre. El atletismo es fácil de medir; están los cronómetros; manda el tiempo. Con eso le quiero decir que nadie me ha regalado nada. El año pasado estuve entre los doce o trece mejores del mundo. Lo que nunca haré será arrastrarme por los circuitos. Eso no. No lo consentiría. Por orgullo... 

Pero usted, antes, competía por las medallas y ahora, por lograr un puesto digno...

Es verdad. Se trata de cambiar de chip, ser consciente de dónde estas. La edad no perdona y tampoco las piernas. Antes, cuando era joven, salía a pelearme en los puestos de cabeza. Ahora, veo la prueba desde más atrás. Es cuestión de paciencia. Trato de aplicar la experiencia. Hay que aceptar las cosas como son. A mi ya me quedan dos telediarios en esto...

Usted, político del Partido Popular,  ¿cómo ve la situación del país?

Mejor que hace tres años, desde luego, pero no como en los tiempos de vino y rosas. Ya no volveremos a eso. La construcción se vino abajo  y costará tiempo crear otro modelo que lo sustituya. La crisis ha cambiado muchas cosas y hay gente que se ha quedado atrás...

¿El país va mejor con la tasa de paro que hay, con la mitad de jovenes desocupados y los mejores y más cualificados, marchándose al extranjero, con niños con problemas de desnutrición...?

La situación no es fácil, lo admito. Hay que resolver los problemas de las personas. Eso ha de ser lo primero.

¿Usted, ahora, está en la oposición?

Sí, soy concejal (raso) del Ajuntament de Sant Adrià. Somos la penúltima fuerza política, muy cerca de Convergencia. Hemos quedado como algo residual. Quizá sea necesario reinventar el partido (Popular) ante la irrupción de nuevas formaciones, como Ciudadanos, que vienen a ocupar nuestro espacio.

¿Catalunya será independiente?

Creo que no. Imposible desde luego no lo es, pero sí muy difícil. Y en el supuesto de que se produjera una declaración unilateral, nos enfrentariámos a un proceso muy largo y farragoso. No creo que Catalunya sea receptor de ayudas de la Unión Europea.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil