Una familia 'made in' atletismo

Una familia 'made in' atletismo

Los gemelos Borlée buscarán las medallas en los 400 metros
Los gemelos Borlée buscarán las medallas en los 400 metros | EFE

Si existe un apellido que lleve implícito el ADN del atletismo ese es, sin duda, el Borlée de los hermanos Jonathan y Kevin, pero también el de Dylan, Olivia y el progenitor Jacques. La familia de velocistas belgas se ha convertido en uno de los grandes referentes del atletismo europeo y mundial. Viven por y para un deporte que esta semana vive su semana grande en el 'Viejo Continente'.

Kevin y Jonathan Borlée son, desde hace varias temporadas, los gemelos más populares del atletismo. Ambos, además, comparten prueba en los 400 metros. Son hermanos, pero también rivales directos y su presencia en las grandes finales es ya habitual desde que Kevin, el mayor, se colgara al cuello el bronce en el Mundial de Daegu. 

Ninguno de ellos estuvo en los Europeos de hace dos años disputados en Helsinki. Los Borlée fueron de los que se reservaron para los Juegos de Londres donde finalizaron quinto y sexto. Fue una carrera histórica, aunque menos que la del año pasado en el Mundial de Moscú. Allí, los hermanos Borlée coparon 3 de las 4 plazas del relevo 4x400. El tercero en discordia fue Dylan, el menor de la saga, y que también apunta maneras.

Sin olvidarnos de Olivia, la hermana mayor y medallista olímpica en Pekín con el relevo 4x100 metros. Estos éxitos, sin embargo, no se entendería sin el progenitor de la saga: Jacques Borlée que, además de ejercer de padre, también lo hace de entrenador. Plata en los Europeos Indoor de 1983 disputados en Budapest en los 200 metros, Jacques atesora 8 títulos nacionales entre las disciplinas de los 100, 200 y 400 metros y en 2011 fue nombrado mejor entrenador del año en Europa.

Hijo del último gobernador de la provincia de Kivu en el Congo belga, Jacques emigró con tres años a Bruselas y, poco después, comenzó su idilio con el atletismo. La madre, Edith de Martelaere, también contribuyó en los genes ganadores de los Borlée. Fue campeona nacional de 200 metros. 

Con unos antecedentes así, no es de extrañar que Olivia, Kevin, Jonathan y Dylan hayan salido atletas de alto nivel. El talento y la velocidad les venían de origen. El resto se lo han ganado a pulso entrenando a consciencia y dedicándose en cuerpo y alma a un deporte en el que esperan seguir haciendo historia esta semana en Zúrich.